Cruz Roja pone en marcha la campaña ‘¡Somos feministas! ¿y tú?’ para luchar contra la desigualdad de género

0

Con el objetivo de continuar luchando contra la desiguald de género, la Asamblea Provincial de Cruz Roja y Cruz Roja Juventud ponen han puesto en marcha hoy, con motivo del Día Internacional de la Mujer, las campañas de sensibilización ‘¡Somos feministas! ¿y tú?’, que se lleva a cabo en 40 provincias, y ‘Te corresponde. Nos corresponde’, en la que se aboga por la corresponsabilidad como una estrategia imprescindible para la conciliación entre la vida personal, familiar y profesional y la igualdad real entre mujeres y hombres.

La Asamblea Provincial de Cruz Roja ha comenzado estas campañas presentando a su personal técnico, voluntarios y alumnos de los diversos cursos de formación que imparte la institucion, la ‘Guía de Comunicación Eficaz: generando igualdad’, una guía breve, operativa y de fácil manejo que recoge la normativa sobre lenguaje no sexista, así como ejemplos y alternativas para utilizar un lenguaje que no sea discriminatorio.

Cruz Roja distribuirá esta guía en su Centro de Reconocimiento Médico, en su sede de Andalucía Orienta en Pérez Cubillas, en el centro de Voluntariado Digital y en todas las asambleas locales de la provincia, siempre con la meta de luchar contra la desigualdad de género, una actividad en la que no sólo se vuelca con motivo del Día Internacional de la Mujer, sino todos los días, muy especialmente en su intervención con mujeres con desigualdades añadidas como las que sufren violencia de género, inmigrantes, mujeres en situación de pobreza, mujeres con cargas familiares o personas depedientes a su cargo.

Además, Cruz Roja Juventud llevará a los centros eductivos el ‘Cuaderno Para la Igualdad’, material didáctico para niños y niñas de 6 a 9 años que a través de cuentos, actividades, crucigramas, sopas de letras y otros recursos lúdicos, pretende reforzar la formación en igualdad en los colegios.

Y todo para avanzar en igualdad, porque la realidad de las mujeres en el mercado laboral está marcada por las barreras que se levantan debido, entre otras, a las dificultades de conciliación (largas jornadas, escasa flexibilidad, disponibilidad total) y, sobre todo, a la idea comúnmente aceptada por la sociedad de que a ellas “se les da mejor” cuidar de los hijas y de las hijas, y de las personas dependientes.

Algunos indicadores claros de esta situación son la tasa de ocupación según datos del Instituto de la Mujer (42,15%, más de 14 puntos por debajo de la masculina); el elevado índice de abandonos del mercado laboral por parte de las mujeres (según el INE, cada año 380.000 mujeres dejan su puesto de trabajo frente a 14.000 hombres) o los referidos a la carga global de trabajo –suma del trabajo remunerado y no remunerado- que, según la Encuesta de Usos del Tiempo del INE, implica que las mujeres trabajan de media 6 horas y 30 minutos más a la semana que los hombres. Esta mayor carga de trabajo global se traduce en una reducción de las posibilidades para definir y desarrollar una carrera profesional y laboral, para promocionar en el puesto de trabajo, para formarse, para tener tiempo de ocio y, en definitiva, se daña la calidad de vida de las mujeres.

Esta desigualdad es más grave cuando afecta a mujeres en dificultad social como con las que trabaja Cruz Roja Española (las que sufren violencia de género, mujeres inmigrantes, mujeres en situación de pobreza, con cargas familiares o personas dependientes a su cargo, mujeres mayores solas, prostitutas, etc). Por estos motivos, Cruz Roja está reforzando su intervención con estos colectivos a través de programas integrales en los que el empleo desempeña un factor fundamental, atendiendo anualmente a unas 23.000 mujeres en situación de vulnerabilidad. El empleo es mucho más que un trabajo, una herramienta de inclusión social.

Compartir.

Leave A Reply