Que cada palo aguante su vela. Por Fátima Reyes

0

A MI me cansa este tema del AVE, pero no por ello me es indiferente. Resulta que anteayer presentaron la maqueta -me da yuyu esa palabra- de la estación que Huelva se merece, espectacular por cierto. Una foto esperada en estas señaladas fechas en la que se cuela, como no podía ser menos, doña Petronila, que no sé qué pinta en ella, pero bueno, admitámosla como acompañante teniendo en cuenta que las elecciones están a la vuelta de la esquina y que ella es la candidata del gobierno central del PSOE, que al fin es el que paga y decide cuándo, cómo, dónde y con qué dineros se hacen los AVE nacionales.

Unos días antes nos encontrábamos con la información de que definitivamente los juzgados dan la razón al alcalde en el desalojo de las empresas de “las metas”, lo cual culmina un proceso complicadísimo para poder dejar los terrenos listos para que ADIF construya. El alcalde, pues, está haciendo su trabajo, a la velocidad de tortuga, eso sí, que la ley y las complicaciones le permiten. ¿Pero qué está haciendo doña Petronila? ¿Cuál es su contribución a la venida del AVE? ¿Cuál es la justificación que le permite estar en esa foto como gran conseguidora del proyecto?

¡Y mira que hay cosas que hacer!, porque el Ministerio, ya se sabe, que no tiene presupuesto para lo principal, las vías. ¿No habría que exigirle al PSOE de Huelva y a esta señora que hagan esa parte del trabajo, que se deje de aceptar con el sempiterno “si buana” todo lo que decide su partido nacional, y luche por las vías y se moje por Huelva? Porque eso es lo que está en su mano hacer por su ciudad. De momento, las vías ni están ni se les espera.

Creo que Petronila, por no estar dispuesta a dejar con el culo al aire a sus jefes nacionales del PSOE, se está arriesgando a que todos pensemos que le importa más su partido que Huelva. Eso explica que en lugar de ponerse a trabajar en lo que tiene que trabajar, se dedique a crispar una y otra vez desde ODIEL y CNH, sus dos amores, que hoy, en digna correspondencia, vuelven a acusar al alcalde de no entregar los terrenos limpios. Sin embargo, como los enamorados que no ven los defectos de su amada: nada, pero nada, ni rastro de información sobre lo poco que se está haciendo para construir los 96 km de vías que nos tienen que unir a Sevilla. O sea, que es una cosa tremenda que no se pueda seguir construyendo la estación, pero de cómo va a llegar hasta aquí la criatura rodante, nada de nada, digo yo que, seguramente, vendrá por entre los campos de girasoles y los trigales verdes.

Sin vías no hay AVE, a ver si alguna y algunos, no confundir con lenguaje de género, se centran en defender a Huelva en vez de dedicarse a echar tierra al alcalde. Cada palo que aguante su vela. Doña Petro que pida a su PSOE las vías, con dos ovarios, y don Pedro que entregue las metas limpias de polvo y paja

Compartir.

Leave A Reply