¡Vaya semanita!: Aeropuerto, estación del AVE, nuevo recinto colombino, Ensanche Sur y Presa de Alcolea

0

Firma: El Choquero del Antifaz

Dos semanas más como esta y tenemos a la provincia de Huelva niquelá para lo que queda de siglo. ¡Qué alegría! Claro que entre tanto bueno, habría que comenzar a distinguir la paja del grano, no vaya a ser que la cercanía de las elecciones tenga algo que ver. Pero no creo, no es posible que nuestros queridos y admirados políticos vayan a tratar de engañarnos con maquetas, proyectos o simples quimeras. Seguro que es casualidad, que las estrellas esas que iban a confluir en el ciberespacio de las que habló en su día Leire Pajín (dos estrellas, dos líderazgos que iban a cambiar el mundo, el de Obama y el de Zapatero) han concentrado toda su fuerza en Huelva. Primero nos enteramos de que la estación del AVE, de la que no se ha puesto ni la primera piedra, se llamará Zenobia. Lo anunció la presidenta de la Diputación y candidata socialista, Petronila Guerrero. Un ejemplo magnífico de despotismo ilustrado. El nombre impuesto por una persona que quiere lo mejor para su pueblo, por sin él, sin que la molesten demasiado. El alcalde, Pedro Rodríguez, hábil y populista consumado donde los haya, contraataca con el de Ciudad de Huelva y propone una especie de referéndum. Petronila responde: los referéndum están para cosas más importantes, que de las minucias y nombres ya se encarga ella.

Segundo, nos anuncian que Fomento se decanta por la ubicación del futuro, pero muy que muy futuro, aeropuerto en Cartaya. Ni dos segundos tarda Guerrero en salir a colgarse la medalla (flanqueada por el presidente de los empresarios onubenses, ¡vaya papelón el suyo!) y decir que todo va viento en popa a toda vela, que si no hay ya aterrizando un Jumbo en las pistas de Cartaya es porque la nube tóxica islandesa ha retrasado su llegada. Millán se sube al carro y en Cartaya va a llover un maná más dulce y nutritivo que el que recibió el pueblo judio.

Tercero, se reúne el jurado convocada por Adif para elegir el proyecto de la nueva estación. Otra vez una maqueta con políticos a su alrededor. Menos mal que en este caso el proyecto se hará realidad a corto plazo (3 años)… dicen. El proyecto parece interesante. Eso sí, nada que ver con la torre Calatrava junto a la que se arremolinaron Petronila y compañía hace… ¿sería justo antes de otras elecciones?

Cuarto, la ministra Rosa Aguilar, persona seria donde las haya, viene a Gibraleón a presentar el proyecto de la presa de Alcolea. Querida y apreciada Rosa, pero si ese proyecto se había adjudicado ya en diciembre de 2008, claro que por entonces eras alcaldesa de Córdoba y no estabas pendientes de estas cosas. Por cierto, por 52 millones de euros. Hay que ver lo que es la inflación, porque justo ahora, dos años y unos meses después, va ya por la friolera de 73. ¿Cuándo comienzan las obras? El consejero Díaz Trillo respondió a esa siempre complicada pregunta: Pronto. Sí señor, eso es exactitud administrativa.

Y quinto. El alcalde de Huelva no ha querido ser menos y también ha tirado de maquetas. El nuevo Recinto Colombino estará para las próximas Colombinas. Eso es creíble. Pero lo del Ensanche cuesta más creérselo, porque son tantas las veces ya que se nos ha vendido el proyecto que hemos caído en el desánimo. Y puede que esta vez sea verdad, pero ¿se acuerda el alcalde del cuento de un niño llamado Pedro que no hacia nada más que anunciar que venía el lobo? ¿Qué pasó? Que el día que llegó nadie le creyó. Pues eso.

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies