CSI-F denuncia que los carteros rurales tienen que “pagar de su bolsillo” los incrementos del precio del combustible

0

Desde el año 2006, el combustible ha subido un 50% por litro de gasolina lo que supone un incremento medio del 10% durante cinco años. Estos son los costes que están asumiendo los carteros rurales que, para el reparto de la correspondencia, tienen que desplazarse a diario por la provincia. Para realizar esta labor, los trabajadores aportan su propio vehículo -según está estipulado en los contratos laborales- pero con la condición de que Correos les abone un precio por kilómetro recorrido para cubrir los gastos que supone poner a disposición de la empresa el coche particular.

Así las cosas, frente al 50% de incremento del precio de la gasolina que se ha registrado durante los últimos cinco años, los carteros rurales han recibido una aportación del 4% del coste lo que les obliga a pagar la diferencia “de su propio bolsillo”, según ha denunciado el sindicato CSI-F. Además, la ayuda se ha congelado durante este año y los salarios se han reducido en un 5% de media. En este sentido, la responsable del sector de Correos de CSI-F, Llanos Herreros, lamenta que “se penalice a este colectivo con la aportación de parte de sueldo para el combustible abonando la enorme diferencia entre el precio actual de la gasolina y la exigua compensación que retribuye Correos”.

Por otra parte, el sindicato recuerda que la mayoría de los carteros rurales son mileuristas y cobran 10 céntimos menos por kilómetro que los empleados de otras empresas privadas del sector.

A esto hay que añadir que diariamente estos trabajadores tienen que transitar por carreteras de montaña, caminos o pistas mal pavimentadas y con un gran desnivel que, durante el invierno, revisten de mayor riesgo especialmente en los núcleos rurales de la sierra. “Además de la inseguridad que esto supone para los carteros, añade Herreros, la peligrosidad les obliga a efectuar continuas paradas que aumentan el deterioro de los vehículos y aumentan el gasto del combustible”.

Considerando la gravedad de esta situación, el sindicato CSI-F va a poner en marcha una campaña de respaldo al colectivo para concienciar a la propia administración de Correos y a la ciudadanía en general de la problemática del sector. En una primera fase, se distribuirán hojas informativas en los centros de trabajo de la provincia onubense y, de forma paralela, se recogerán firmas para conseguir el mayor número posible de apoyos para los carteros, principalmente aquellos que trabajan en las zonas rurales.

Desde CSI-F, se apuesta así por mantener el servicio público de Correos con el objetivo de prestar el mejor servicio posible a los ciudadanos “aunque esta labor se hace cada vez más difícil por el continuo recorte de recursos y las deficitarias condiciones laborales de los carteros”.

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies