EL TEMPLETE: La cultura va por otro lado. Por César López Perea

0

No me cansaré jamás de defender esta posición; quizás estemos en lo cierto, quizás nos estemos equivocando, pero es nuestra opinión cuasi inamovible. Esa idea no sienta cátedra, ni dogma, simplemente es la que nos ha movido en multitud de ocasiones. Y que conste que no la usamos para defendernos, ni mucho menos para atacar. Es una postura como otra cualquiera, sin más y sin menos. Eso sí, hemos sufrido por ello mucha incomprensión durante bastantes años.

Durante algún tiempo, por no estar cercanos a unos, te ponen al lado de otros; y si no contestas por otros, los demás creen que estás lejos de ellos. Es realmente tremendo, explicar por activa y por pasiva que cultura y política, aunque van de la mano, no beben mutuamente de ambas. Es tan respetable el que se posiciona y aprovecha sus circunstancias para plantear su ideología, como que el que vive de esto, para y por la cultura tenga que abanderar ninguna causa más allá que la del propio arte.

Con lo difícil que es defenderse dentro de lo establecido, como para encima subirse a un barco que a saber dónde nos lleva. Vamos, lo que se dice vivir por vivir, sin reflexionar o sin participar. Estamos cansadísimos de explicar el por qué de dicha realidad, pero antes que nada aseverar por enésima vez que esta no es la verdad absoluta. Seguro que hay quien piensa que a la cultura, al arte, a la música, se llega desde los estamentos políticos, como si hubiera que pagar diezmos.

Es de lógica agradecer los más que interesantes esfuerzos que desde muchas administraciones se hace por nuestros intereses; aun así, y a sabiendas de que es poco, debemos reconocer que las cosas que se hacen tienen su valor, a veces, un enorme valor. Pero no es así siempre.

Lo que nos encontramos constantemente es que debemos ser políticamente correctos, nunca mejor dicho. Y les aseguramos que esa es nuestra intención. Ni nos va ni nos viene quien este en tal o en cual administración, a no ser que tengamos intereses propios – algo que se puede dar, y es muy considerable –, ya que en la teoría, el mundo de la cultura no va ni por mejor ni por peor lado, sino directamente por otro.

Aunque muchos se empeñen en etiquetarse una y otra vez, y desdeñar desde cualquier término a los que no se dan por aludidos en estas paridas seguidoras, nosotros seguimos erre que erre; por favor, lo pedimos desde el cariño y el comedimiento, no cuenten ustedes con quienes no se alinean. Eso sí, del mismo modo no les hagan daño porque no se han instalado en ninguna perspectiva, no por nada, sino por una simple cuestión de pragmatismo y por supuesto, no querer tener nada que ver en cuestiones ajenas.

Estaría bien que entendieran todo esto que les comentamos; ya que no es nuestra intención ni acusar a nadie de lo que hace, y ni siquiera manifestar nuestra objetividad más impune. Simplemente queremos que nos dejen trabajar, aportar nuestra humilde visión del mundo a través de los lenguajes artísticos, esos que han sido maltratados y que ya solo cuentas con la ayuda de las diferentes gerencias políticas. Que no somos ni más ni menos, solo entendemos de cultura, y es nuestro único objetivo. No nos hagan pasar por esto; en el arte todo es demasiado cristalino como para sembrarle dudas y opacidades, ya que es de lo poco puro que va quedando. Ayúdennos a mantenerlo, y esto sí que es una súplica de pleno.

Compartir.

Leave A Reply