El imputado por la amenaza de bomba en el bar El Zambombo de Punta Umbría estuvo detenido en el cuartel de la Guardia Civil

1

Texto: R. P. U.

Carmelo Jesús González Ferrera, propietario del establecimiento Casa Carmelo y según numerosos testimonios simpatizante del PSOE en Punta Umbría, llegó a ser detenido por la Guardia Civil como sospechoso de un delito de desórdenes públicos en relación con la amenaza de bomba que se recibió en el bar El Zambombo de la localidad costera cuando José Carlos Hernández Cansino, candidato del PP a la Alcaldía, se encontraba compartiendo un almuerzo de convivencia con su equipo de campaña. Según consta en las diligencias policiales, a las que ha tenido acceso huelvaYA.es, tras la detención, que tuvo lugar el 21 de febrero, le fueron leídos sus derechos y se le comunicó la situación a su esposa.

En la declaración que realizó dijo, a preguntas de agentes del Grupo de información de la Guardia Civil, que efectivamente era el propietario del teléfono desde el cual se hizo la llamada amenazante al bar El Zambombo, pero que él no lo había hecho ya que hacía tres semanas que se le había perdido el teléfono móvil, situación que era conocida por un sobrino y un empleado suyo. También reconoció que a pesar de haber perdido el móvil ni denunció la desaparición ni dio la línea de baja porque esperaba recuperarlo y que el número pink del terminal sólo lo conocía él. También aseguró que no tiene problemas ni con el Zambombo ni con personas del PP de Punta Umbría. Es más, afirmó que conoció lo ocurrido al día siguiente en el propio bar El Zambombo y que posteriormente ha acudido a ese establecimiento, de cuyo propietario es familiar, para ver el fútbol.

Como ya informó huelvaYA.es, Carmelo Jesús González ha sido citado como imputado por estos hechos por el titular del Juzgado de Instrucción número 5 de Huelva. También deberán comparecer ante el magistrado Javier Romero Jiménez el denunciante, José Carlos Hernández, y la propietaria de El Zambombo, Ramona Ecaterina Tutu.

Los hechos sucedieron cuando el pasado 28 de enero se recibió una llamada amenazante en el bar El Zambombo. El teléfono fue descolgado por la propietaria del establecimiento, quien escuchó que había sido colocada una bomba y que tuvieran cuidado. En ese instante se encontraban en el lugar numerosos afiliados y simpatizantes del PP de Punta Umbría que, junto al presidente local y candidato a la Alcaldía, celebraban un almuerzo de convivencia.

Tras la llamada, Hernández Cansino decidió dar cuenta de lo sucedido a la Guardia Civil, varios de cuyos agentes se personaron en el bar, donde tras desalojar el local no encontraron rastro de explosivo. Pero la historia no quedó ahí: José Carlos Hernández interpuso además una denuncia por lo sucedido que provocó que se abriera una investigación que ahora ha tenido como consecuencia directa la imputación de Carmelo Jesús González Ferrera. Hasta el imputado se pudó llegar porque en la terminal del bar donde se recibió la amenaza quedó registrado el número de teléfono desde el que se hizo la llamada.

González Ferrera es un conocido vecino de la localidad encasillado por numerosos puntaumbrieños cuando menos como simpatizante del PSOE. Casa Carmelo se encuentra justo al lado del bar El Zambombo

Compartir.

1 comentario

Leave A Reply