Sobre fascistas y caraduras

0

El AVE, a este paso, se va a convertir en un problema para esta ciudad en lugar de en un supuesto elemento para su desarrollo, si es que algún día llega a construirse. Mario Jimenez, que para quien no lo sepa es el secretario provincial del PSOE, en un acto de puro electoralismo hoy ha visitado la exposición de la maqueta de la estación, que actualmente se exhibe en la Subdelegación del Gobierno. Evidentemente, posteriomente ha realizado declaraciones a los periodistas. Y ha dicho lo de siempre. Es decir, que el culpable de la paralización de las obras es el Ayuntamiento de Huelva, o sea, el alcalde, que no ha entregado los terrenos a tiempo. La polémica ya huele. Porque si en este asunto existe algún culpable es el Ministerio de Fomento, responsable de la construcción de la estación y de la línea, que en muchas ocasiones se olvida. Resulta evidente que el PSOE ha utilizado a Adif para poner al alcalde en un brete. Y también que desde el inicio de las mini obras se sabía a ciencia cierta que iba a llegar el día en que Fomento anunciara que por culpa del Ayuntamiento se paralizaba el ‘magno’ proyecto. Estaba cantado.

Así ha sucedido. Pero el destino ha querido que hoy, en el preciso instante que Mario Jiménez y su subdelegado del Gobierno, Manuel Bago, se dedicaban a cargar contra Pedro Rodríguez, el alcalde en persona pasara por la puerta de la Subdelegación. Y, claro, como la situación es la que es y la cuerda se ha tensado tanto, ha habido un gesto del alcalde que ha encendido aún más la polémica. Según Mario Jiménez, el alcalde se ha dirigido a él dándose golpes con la palma de la mano en la cara y diciéndole “la tienes muy dura”. Y según el alcalde, el gesto iba dirigido “en tono de broma y de manera jocosa” a Manuel Bago, con quien asegura tener “una relación de afinidad personal”. Evidentemente las reacciones, como se suele decir, no se han hecho esperar. Y Mario Jiménez, que acusa al alcalde de haberlo insultado, no ha dudado en despacharse a gusto. Se pueden ustedes imaginar los epítetos que a continuación le ha dedicado a Pedro Rodríguez: desvergonzado, escandaloso, antidemocrático y bochornoso. En fin… Puede que el alcalde no haya sabido medir el gesto; puede que estuviera de más; puede que haya sido malinterpretado; también puede ser que decirle a alguien que tiene la cara muy dura no sea un insulto o puede que se haya pasado. Pero es que Mario Jiménez se pasa todos los días. Si en esta tierra hay un profesional del insulto, ese es Mario Jiménez. De hecho, sólo le ha faltado dedicarle al alcalde su insulto preferido, fascista. Los empleados públicos pueden dar fe de que Mario no se corta un pelo.

Compartir.

Leave A Reply