Gol milagroso, victoria contra el Córdoba y todos pendientes del Granada-Tenerife

0

Juan Villar y Fidel celebran el gol del triunfo. (Foto: Julián Pérez)

Alguna vez tenía que ser. Y ha sido este sábado cuando la diosa fortuna ha querido devolver al Recreativo lo que le ha quitado en otras jornadas. Cuando todo el mundo creía que el partido acabaría en empate a uno, llegó un centro de Juan Villar en el tiempo de descuento y un jugador del Córdoba lo desviaba hacia su propia portería. Gol, 2-1 en el marcador, disgusto para Alcaraz y alegría para los aficionados y jugadores albiazules.

Los jugadores se abrazan para celebrar el triunfo.

Aitor luchó durante todo el encuentro.

El Recre lo intentó hasta el minuto final.

Fidel rindió bien el tiempo que salio en la segunda parte.

Sólo valía el triunfo y se ha logrado. Después de la victoria del Valladolid el viernes y de los triunfos a domicilio de Xerez y Cartagena, todo lo que no hubiera sido sumar tres puntos era decir adiós a las opciones de liguilla. Ahora todas las miradas están puestas en Granada, que se mide este domingo en su estadio al Tenerife, un rival que se juega el descenso.

Los 50 puntos que ya tiene el Decano le valen para alcanzar la salvación casi matemática. Quedan 18 puntos por jugar y todo es posible, porque aún ganando el Granada la diferencia sería de siete puntos. En una liga de tres puntos son dos partidos como quien dice, y los granadinistas tienen que venir a Huelva en la última jornada.

La victoria contra el Córdoba ha servido para mantener la ilusión y, sobre todo, para que el sueño de la liguilla se mantenga vivo. Lo más curioso es que este triunfo ha llegado justo en el partido que quizás peores sensaciones ha transmitido el equipo. Fue mucho mejor del Recre contra el Rayo o contra el Xerez y acabó empatando.

Pero así es el fútbol. Tan imprevisible que cuando se llevaban cuatro minutos jugados el Córdoba ya estaba por delante en el marcador. Quiso apretar el Decano pero quien tiró al palo fue otra vez el conjunto de Alcaraz. La primera mitad pudo terminar en empate si Dani hubiera acertado alguna de la dos oportunidades que tuvo al final, pero no fue así.

El Córdoba perdonó algunas ocasiones al inicio de la segunda mitad y quien no desaprovechó la suya fue Dani en el minuto 59 de partido. A patir de ahí las sensaciones cambiaron y la entrada de Fidel por Raúl Cámara, pasando Aitor a la banda, dieron mayor empuje y peligrosidad a los ataques albiazules.

Carlos Ríos apostó y metió a Emilio Sánchez en el centro del campo, pasando a Jesús Vázquez al centro de la defensa por Cabrera. Cambio ofensivo que se concretó en la salida de Aarón por un discreto Asen.

El Recre atacaba y atacaba, pero el gol no llegaba. Ya en tiempo de prolongación, cuando parecía que la victoria era imposible llegó la jugada clave, con centro de Juan Villar que un defensa cordobesista desviaba hacia su propia meta. Era el premio al empuje final y el castigo a la racanería con la que siempre juegan los equipos que dirige Lucas Alcaraz.

Compartir.

Leave A Reply