Centro de la Coquina de Doñana

0

Recogida y calibrado

Un gremio ancestral en las tierras de Doñana –los mariscadores- ha vivido un día histórico, gracias a la primera jornada de puertas abiertas del Centro de Expedición de la Coquina, ubicado en las instalaciones del Parque Dunar de Matalascañas. Dos locales de esta infraestructura prestan el nuevo servicio ajustado escrupulosamente a la normativa vigente en materia sanitaria y pesquera, por la que se recibe el marisco recogido en las playas de Matalascañas y el Parque Nacional.

El coquinero llega con su mercancía procedente del mar. Allí, la deposita en una calibradora que separa los bivalvos inmaduros de aquellos que tienen la talla legal -2,5 centímetros-. Los primeros, son devueltos a su lugar de origen. Los seleccionados, se pesan en una báscula, que no puede sobrepasar los 25 kilogramos por mariscador y día. A continuación, se procede al mallado y etiquetado y se le pagan 8,5 euros por kilo recolectado. Las instalaciones cuentan con mostrador, cámara frigorífica, taquillas y aseos. Los profesionales tienen suscrito un contrato con la empresa concesionaria, Andalusí Deals, S.L. A su vez, esta entidad mantiene un convenio con la sociedad Parque Dunar S.L. para la gestión del Centro.

La presidenta de Parque Dunar y responsable medioambiental del Ayuntamiento, Azucena León, ha remarcado -en representación del alcalde- el día de felicidad que ha vivido hoy el colectivo de trabajadores, el Ayuntamiento y la Fundación Doñana 21, principales impulsores de esta iniciativa. “Tras una larga época de dificultades, empieza ahora un tiempo en el que se valorará más el trabajo del coquinero, que alcanzará más calidad de vida al realizar su labor en mejores condiciones. Por último, animó a todos “a seguir esforzándonos y colaborando para avanzar en este sueño hecho realidad”.

Instituciones como el Espacio Natural, o la Dirección General de Pesca y Acuicultura también forman parte de la iniciativa. En este sentido, hay que destacar el esfuerzo económico del Ayuntamiento y la aportación de la Consejería de Agricultura y Pesca de la Junta de Andalucía.

En un próximo futuro, se quiere añadir a los dos locales un tercero para la venta directa al público, ya que se encuentra en una zona de gran concurrencia, junto al mercadillo de Matalascañas. También se ha iniciado el diálogo con trabajadores y empresas de Sanlúcar de Barrameda para seguir afinando el proyecto, que pretende afianzarse en el mercado gracias a la Fundación Doñana 21 a través de su etiqueta de calidad garantizada, con el fin de aumentar el valor económico del producto. En función de que finalmente se consiga, la empresa concesionaria se ha comprometido a aumentar las retribuciones a los trabajadores del mar.

El presidente de la asociación de Mariscadores de Doñana, Antonio Maldonado, ha significado el logro alcanzado tras cinco años de trabajo preparatorio. “Es lo mejor que nos ha podido pasar”, ha señalado, remarcando que el producto suma ahora a su enorme calidad todo el respaldo higiénico-sanitario, más el apoyo de las instituciones. Para mayor felicidad, los profesionales han rondado hoy el máximo de capturas, gracias al magnífico estado del caladero, abierto desde el 1 de mayo tras finalizar la veda de la especie y comprobarse el nivel de toxinas.

Mejoras laborales

Hay que recordar que son un máximo de 142 los mariscadores que permite el PRUG (Plan Rector de Uso y Gestión) en las playas de Doñana. En el término municipal se suma a esta zona marítima, comprendida entre Punta de Malandar y los Palos, la de Matalascañas, que llega hasta El Loro. En un capítulo de mejoras laborales, se dejarán de ver los puestos de venta ambulante regentados por coquineros, que eran recolectores desde primera hora del día y vendedores hasta la noche.

Concretamente, son dieciocho las familias almonteñas que encuentran su tajo en la zona de Doñana. Algunas más trabajan en Matalascañas. En la práctica, coquineros procedentes de otras localidades acudirán al Centro de Expedición de la Coquina para entregar el marisco procedente de la costa local que se extiende hasta el Guadalquivir.

Desde la Fundación Doñana 21 -institución que forma parte de Parque Dunar-, su director gerente Antonio García Rebollo, marcó el énfasis en la importancia que tiene la regularización de la coquina en el mercado, “un producto único en una comarca única como es Doñana”, gracias a este Centro. En su opinión, se suman a este salto cualitativo “el envasado, la asociación a la marca Doñana y las posibilidades de calificación ecológica y de marketing que ahora se vislumbran”.

En este sentido, recordó que en el BOJA ya se ha publicado el Plan de aprovechamiento de la coquina de las playas de Doñana. Dedicó palabras de reconocimiento a la asociación de mariscadores, -a quienes deseó que se beneficien del valor añadido generado- y a los técnicos Victoriano Camacho y Rafaela Martínez por su denodada labor. También se congratuló porque la empresa concesionaria –Andalusí Deals, S.L.- sea de la comarca que origina esta delicia en el apartado gastronómico.

Compartir.

Leave A Reply