Javier Pérez recibe el Premio José Nogales por un cuento de fantasmas

0

Entrega del premio José Nogales.

El diputado de Cultura de la Diputación de Huelva, Juan Serrato, ha hecho entrega esta mañana de los 6.000 euros con que está dotado el XVIII Premio de relatos cortos de Diputación ‘José Nogales’ al escritor zamorano Francisco Javier Pérez Fernández, por su cuento ‘Efectos colaterales de la relatividad’. El certamen está dirigido tanto a escritores nacionales como extranjeros y en esta ocasión se han presentado casi 600 relatos procedentes de todo el mundo.

Un año más, el carácter internacional del premio se plasma en la procedencia de los trabajos presentados. Si bien, como es lógico, la mayoría de los cuentos provienen de España –un 60%-, la representación de escritores argentinos, peruanos, colombianos, cubanos y centroamericanos es notable. A estos hay que unir los procedentes de Estados Unidos, Canadá, Australia, Francia, Alemania y Reino Unido, junto con algunos llegados de Tailandia o Japón.

El diputado de Cultura, Juan Serrato, ha señalado que “este Premio, que este año cumple su mayoría de edad, nació como fórmula de promoción y estímulo del difícil genero del relato breve. En estos años, el premio se ha abierto hueco en el panorama literario internacional, tanto por la difusión como por la importancia material del premio”. Autores consagrados como José Manuel de Prada, el argentino Carlos Antognazzi, Ángel Zapata o Ricardo Menéndez Salmón, han sido galardonados con el premio José Nogales en los últimos años.

‘Efectos colaterales de la relatividad’ es, según su autor, “un cuento de fantasmas, dedicado a todos esos adivinos que tenemos a nuestro alrededor y que se llevan todo el día diciendo frases como eso ya lo sabía, te lo dije o te lo advertí, y no hacen nada para evitarlo”.

Francisco Javier Pérez Fernández nació en Zamora en 1970, aunque vive y trabaja en León. Escribe desde los 14 años en periódicos y revistas, y fue durante 10 años director de la revista universitaria de León. Literariamente se inició en la poesía, aunque jamás se consideró poeta en sentido estricto. Su dedicación como columnista de opinión en prensa ha sido constante, con la publicación de más de ochocientos artículos en los últimos veinte años.

Como autor de relatos cortos, ha tratado de “conciliar la temática escabrosa con el estilo irónico”, lo que, según asegura, le ha valido “más reconocimientos que amistades”. En total tiene escritos más de doscientos relatos y ha recibido casi una veintena de premios en este campo. Pero el género donde él mismo considera que mejor se desenvuelve es el de la novela. Escribió su primera obra de más de doscientas páginas a los dieciocho años, aunque afirma que bajo ningún concepto permitiría ahora su difusión. Desde entonces, ha escrito cinco novelas, una de las cuales, ‘La Crin de Damocles’, le valió el premio Azorín 2006, publicada por Planeta ese mismo año. También ha publicado en Planeta ‘La espina de la amapola’ (2008), y en Ediciones B ‘El gris’ (2011).

Compartir.

Leave A Reply