El imputado del ‘caso Zambombo’ no responde a las preguntas de la acusación

1

(Firma: R. P. U.)      Carmelo Jesús González Ferrera, propietario del establecimiento Casa Carmelo, se ha negado a responder a las preguntas de la acusación particular en la declaración que ha realizado ante el Juzgado de Instrucción número 5 de Huelva como imputado por un delito de desórdenes públicos en relación con la amenaza de bomba que se recibió en el bar El Zambombo de la localidad costera cuando José Carlos Hernández Cansino, candidato del PP a la Alcaldía, se encontraba compartiendo un almuerzo de convivencia con su equipo de campaña.

En el documento que recoge la declaración, al que ha tenido acceso huelvaYA.es, consta que González Ferrera ha ratificado las manifestaciones que realizó el pasado 21 de febrero ante la Guardia Civil. También ha dicho que es titular del teléfono desde el cual se realizó la llamada a El Zambombo, pero que no fue él quien la hizo, que “ni llamó al bar ni advirtió del artefacto, que en él no cabe eso”. Asimismo ha afirmado que desde el día de la anterior declaración “el teléfono no le ha aparecido” y que “no ha denunciado la sustracción ni ha dado de baja el mismo de la compañía, que lo que ha hecho es solicitar un duplicado de la tarjeta”.

González Ferrera se ha acogido a su derecho a no contestar a las preguntas de la acusación particular. Las cuestiones que se han quedado sin respuesta son las siguientes: “que indique cuándo sacó el duplicado de la tarjeta; que si puede indicar cuándo perdió exactamente el teléfono; si ha podido comprobar en facturas posteriores las llamadas realizadas desde su número en fecha anterior y posteriores hasta duplicar la tarjeta; si lo ha comprado, que diga si en esas llamadas el día de los hechos, antes y después hay llamadas a familiares o miembros de su agenda telefónica; que si ha tenido o tiene enemistad pública con José Carlos Hernández Cansino; si tiene simpatía personal y política con el alcalde de Punta Umbría, Gonzalo Rodríguez Nevado, del PSOE; si se ha enfrentado públicamente en un pleno, estando de público, con José Carlos Hernández Cansino; si conocía que el día de los hechos había un acto del Partido Popular de Punta Umbría en el restaurante Zambombo de dicha localidad; si recuerda si el día de los hechos estaban almorzando y en sobremesa en su restaurante Gonzalo Rodríguez Nevado y otros miembros de su equipo de Gobierno”. La defensa no realizó ninguna pregunta al imputado

Los hechos sucedieron cuando el pasado 28 de enero se recibió una llamada amenazante en el bar El Zambombo. El teléfono fue descolgado por la propietaria del establecimiento, quien escuchó que había sido colocada una bomba y que tuvieran cuidado. En ese instante se encontraban en el lugar numerosos afiliados y simpatizantes del PP de Punta Umbría que, junto al presidente local y candidato a la Alcaldía, José Carlos Hernández Cansino, celebraban un almuerzo de convivencia.

Después de la llamada, Hernández Cansino decidió dar cuenta de lo sucedido a la Guardia Civil, varios de cuyos agentes se personaron en el bar, donde tras desalojar el local no encontraron rastro de explosivo. Pero la historia no quedó ahí: José Carlos Hernández interpuso una denuncia por lo sucedido que provocó que se abriera una investigación que ha tenido como consecuencia directa la imputación de Carmelo Jesús González Ferrera. Hasta el imputado se pudo llegar porque en el terminal del bar donde se recibió la amenaza quedó registrado el número de teléfono desde el que se hizo la llamada. Según consta en las diligencias policiales, a las que en su día también tuvo acceso huelvaYA.es,González Ferrrera fue detenido el 21 de febrero por estos hechos, tras lo cual le fueron leídos sus derechos y se le comunicó la situación a su esposa.

En la declaración que realizó en su momento ante los agentes del Grupo de información de la Guardia Civil dijo que efectivamente era el propietario del teléfono desde el cual se hizo la llamada amenazante al bar El Zambombo, pero que él no lo había hecho ya que hacía tres semanas que se le había perdido el teléfono móvil, situación que era conocida por un sobrino y un empleado suyo. También reconoció que a pesar de haber perdido el móvil ni denunció la desaparición ni dio la línea de baja porque esperaba recuperarlo y que el número pink del terminal sólo lo conocía él. También aseguró que no tiene problemas ni con el Zambombo ni con personas del PP de Punta Umbría. Es más, afirmó que conoció lo ocurrido al día siguiente en el propio bar El Zambombo y que posteriormente ha acudido a ese establecimiento, de cuyo propietario es familiar, para ver el fútbol.

González Ferrera es un conocido vecino de la localidad encasillado por numerosos puntaumbrieños cuando menos como simpatizante del PSOE. Casa Carmelo se encuentra justo al lado del bar El Zambombo.

Compartir.

1 comentario

  1. Periodista on

    Quien era el lumbreras de abogado de la acusación particular, no seria el de siempre, el perdedor de pleitos, veo que seguimos ejerciendo un periodismo de primera a este paso os lLama El Pais o Le Figaro

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies