El patrullero ‘Río Segura’ incorpora tecnología de General Eléctrica Onubense

0

Visita este martes al 'Río Segura'. (Foto: Julián Pérez)

La empresa General Eléctrica Onubense, división del Grupo Ensa especializada en la construcción y diseño de cuadros y pupitres eléctricos especiales, sinópticos e instrumentación, ha participado activamente en la construcción del buque patrullero oceánico del Servicio Marítimo de la Guardia Civil ‘Río Segura’, que este martes ha atracado en el Muelle de las Canoas del Puerto de Huelva para tareas de mantenimiento y descanso del personal.

El buque, el mayor de los que integran la flota del Servicio Marítimo de la Guardia Civil, incorpora en concreto cuadros eléctricos para la automatización diseñados y construidos íntegramente en las instalaciones de General Eléctrica Onubense, cuya tecnología de última generación la consolidan como referente en el campo de automatizaciones navales en un momento crítico para el sector, del que, gracias a su eficiencia y eficacia, sale fortalecida como modelo de adaptabilidad a las exigentes condiciones de un mercado tan competitivo.

El cuadro eléctrico está considerado el sistema nervioso central desde el que se controla todo el proceso de automatización del buque, que se suma a los otros dos buques oceánicos con que cuenta actual el Servicio Marítimo de la Guardia Civil para las misiones de búsqueda y rescate, denominados ‘Río Miño’ y ‘Río Tajo’.

Este buque, capaz de desplazar 2.100 toneladas y de alcanzar una velocidad de crucero de 17 nudos, cuenta con una dotación de 39 agentes y tiene una autonomía de 20.000 millas, con lo que refuerza la capacidad de actuación en aquellas zonas oceánicas a las que no alcanzaban las embarcaciones de vigilancia habitualmente utilizadas por el Servicio Marítimo.

La embarcación está equipada con los medios más modernos para desarrollar operaciones de represión del narcotráfico, así como de lucha contra la contaminación del medio ambiente y control de la inmigración ilegal, además del desempeño de otras labores (vigilancia, búsqueda y rescate de náufragos, etc) encaminadas a garantizar el cumplimiento de la legalidad marítima, tanto en el ámbito nacional como internacional.

Uno de los elementos más destacados del barco, de 73 metros de eslora, 12 metros de manga y un peso de desplazamiento de 1.700 toneladas métricas, es la motorización, ya que lleva dos motores de tipo diésel-eléctrico y una hélice transversal, lo que garantiza una autonomía muy elevada y una capacidad de maniobra a baja velocidad, exigencia para asegurar vigilancias de larga duración y un mejor acercamiento a embarcaciones más pequeñas, como las pateras.

La superestructura de proa, también en acero, se dispone en dos niveles, en la que se integra un mástil compacto y, en su extremo situado más a popa, las exhaustaciones de los motores. Sobre la zona de popa se sitúa una pista para helicópteros. Por delante la de la pista, y en ambas bandas, dispone de espacio de estiba para dos embarcaciones de salvamento de tipo RHIB así como los dispositivos para su arriado e izado rápido.

En lo relativo a la propulsión, será por medio de dos motores diesel MTU de 1.520 kW cada uno y dos hélices azimutales Schottel 1212 que también actuarán como timones. Además, para facilitar las maniobras estará dotado de una hélice transversal en proa.

El diseño y construcción de sus cuadros eléctricos consolida como referente en el campo de automatizaciones de buques militares a General Eléctrica Onubense, a la que avala la estrecha línea de colaboración que mantiene desde hace años con la Armada Española, de la que es proveedora en el campo de los sistemas de potencia y automatización con trabajos y servicios desarrollados de acuerdo con las más estrictas exigencias del estándar de calidad de la OTAN y supervisión de las más prestigiosas entidades clasificadoras.

No en vano, la empresa posee la certificación como proveedor homologado de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) mediante la concesión y asignación del Código OTAN de Empresa u Organismo NCAGE (NATO Commercial And Governmental Entity Code) que la homologa y autoriza para el suministro y prestación de servicios relacionados con las Fuerzas Armadas (no sólo el sector naval militar).

Un reconocimiento que le abre de par en par nuevas perspectivas comerciales en el mercado internacional, ya que su asignación es requisito imprescindible para contratar u ofertar en cualquier concurso público de la administración de EEUU, cuya potente industria militar lidera la producción mundial y acapara la mitad de los desembolsos militares a nivel internacional.

En el último año, General Eléctrica Onubense ha entregado las automatizaciones de los Buques de Acción Marítima (BAM) -una serie inicial de cuatro en construcción para la Armada Española-, así como los cuadros eléctricos para cuatro Buques de Vigilancia Litoral (BVL) y para otros cuatro buques POVZEE (Patrulleros Oceánicos de Vigilancia de la Zona Económica Exclusiva) para la Armada Nacional de Venezuela, todos ellos diseñados, construidos y avalados por su certificación como proveedor homologado de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

En su currículo, suma también gran número de automatizaciones de buques, entre las que destacan el cuadro principal de control y mando del primer petrolero de doble casco construido en Europa o la automatización del yate Fortuna II de la Casa Real, encargos finalizados con las máximas garantías de calidad.

Compartir.

Leave A Reply