Nerva

0

Andrés Marín Cejudo

[Andrés Marín Cejudo].

Algo huele a podrido en Nerva. Al tufo recurrente del vertedero de residuos tóxicos y peligrosos conviene añadir, a la luz de lo que se está sabiendo,
un reguero de irregularidades que parece inagotable. La empresa que gestiona la cosa, Befesa, que pertenece a su vez a una empresa (Abengoa) que presume de liderar las energías sostenibles, ya ven qué paradoja, ha terminado por ser una sospecha en sí misma. La Junta ha convenido, al fin, que ha llegado la hora de apretarle las clavijas. Nunca es tarde. La Consejería de Medio Ambiente se postula ahora como un Gran Hermano que vigilará el vertedero nervense las 24 horas del día.

Podríamos preguntarnos que por qué no lo hacía antes, pero no tiene sentido. Está bien que ahora lo haga, porque las evidencias comienzan a ser insoportables: denuncias del Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil por vertidos de aguas contaminadas al Tinto, sanciones de la Inspección de Trabajo por el deficiente almacenamiento de residuos tóxicos, incendios, continuos accidentes de camiones en nuestras carreteras, la Fiscalía investigando cómo y en qué condiciones llegan los residuos de otos países de la Unión Europea, el Defensor del Pueblo Andaluz alertando de que no se están haciendo bien las cosas…

Befesa, que sigue a lo suyo, argumenta que el vertedero es un primor. Pero su credibilidad ha quedado reducida casi a la nada, después de lo que nos estamos echando a la cara. Es razonable que la gestora de una instalación de estas características sienta en su cogote el aliento vigilante de la sociedad. Qué menos. Y es razonable, también, que dejemos de consentir que algunos tomen a nuestra provincia como un cubo de basura al que todo le cabe.

Compartir.

Leave A Reply