Antonio López, primer onubense que ingresa en la Real Academia de Medicina de Sevilla en 100 años

1

Antonio López

El médico especialista en Radiodiagnóstico, que desempeña su actividad profesional en el Hospital Infanta Elena y en el Centro de Diagnóstico por la Imagen, CEDICO, será investido el 2 de junio en un solemne acto en el que pasará a formar parte de la Academia de Medicina más antigua del mundo.Desde que en 1910 el prestigioso cirujano escocés afincado en Huelva, John Mac Donald Mackay, ingresara en la Academia de Medicina y Cirugía de Sevilla, ningún otro médico onubense había conseguido ese honor hasta ahora, más de un siglo después, cuando el especialista en Radiodiagnóstico onubense Antonio López está a punto de ser investido en un solemne acto que se celebrará el próximo 2 de junio.

Antonio López Jiménez (Huelva, 1951) es licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Sevilla, en la especialidad de Radiodiagnóstico. Actualmente desarrolla su actividad profesional como jefe de Servicio de Radiodiagnóstico del Hospital Infanta Elena de Huelva y como miembro del Centro de Diagnóstico por la Imagen con alta tecnología CEDICO, el más avanzado de la capital onubense con un alto grado de especialización en medicina del deporte.

La Real Academia de Medicina y Cirugía de Sevilla es la más antigua que existe en el mundo y la primera que se creó en España hasta que 32 años después apareció la de Madrid. Surgió en el año 1700 a partir de la ‘Venerada Tertulia Médica Hispalense’, como consecuencia de la iniciativa, en 1693, del joven médico de Arahal Juan Muñoz Peralta, que renunció a su cátedra en la Facultad descontento con los arcaicos métodos que se practicaban entonces en la institución académica y fundó la tertulia.

En la actualidad, la Real Academia de Medicina de Sevilla es un foro extremadamente activo, en el que se desarrollan de forma permanente un gran número de iniciativas encaminadas a sobre todo a la formación y el debate. Su independencia y su libertad de pensamiento y opinión – no está sujeta económicamente, ni de ninguna otra forma, a ninguna persona o entidad-, y los méritos académicos y profesionales de sus miembros, convierten a esta prestigiosa institución en una autoridad a la que se recurre en busca de consejo o dictamen cuando es necesario dirimir asuntos médicos, legales o morales, entre otras cuestiones.

Sólo cuenta con unos 100 académicos – alrededor de 20 son numerarios y el resto, correspondientes-, y cada año ingresan de seis a ocho nuevos miembros, entre ellos, este año y después de un siglo sin ningún onubense en la Academia, el doctor Antonio López, cuyo mentor ha sido el también radiólogo y profesor de la Universidad de Sevilla Juan Sabaté.

Compartir.

1 comentario

  1. Diego L. G. on

    Enhorabuena Antonio, un colofón a una carrera que conozco desde hace más de 30 años.

Leave A Reply