Equipo de investigadores de la UHU desarrolla un proceso para convertir metano en otros productos

0

El metano es una sustancia gaseosa que presenta como principal característica su estabilidad: los átomos que forman el metano están tan fuertemente unidos que convertirlo en otra sustancia constituye uno de los retos actuales de la química moderna. Este reto ha sido abordado por un equipo integrado por tres grupos de investigación de las Universidades de Huelva y Valencia, en nuestro país, y de Toulouse, en Francia. En un trabajo que aparece publicado esta semana en la prestigiosa revista Science (numero del 13 de Mayo), los investigadores describen la conversión de metano en propionato de etilo mediante un metodología que ya había sido descrito por el grupo de la Onubense con otros hidrocarburos. Se trata de un proceso en el que una sustancia denominada catalizador (que contiene plata) hace reaccionar al metano y a otro reactivo denominado diazo compuesto, dando lugar al producto.

El problema principal que existía para trasladar la metodología desde otros hidrocarburos al metano radicaba en que al ser el metano tan poco reactivo, cualquier otra sustancia presente en el reactor se reaccionaría antes que aquél. La solución ha consistido en emplear como medio de reacción dióxido de carbono en condiciones supercríticas. El dióxido de carbono es igualmente una sustancia muy estable, con una reactividad también muy baja. Si bien a temperatura ambiente es un gas, por encima de determinados valores de presión y temperatura que se denominan críticos, se convierte en un fluido que puede utilizarse como disolvente. Esta fase del dióxido de carbono supercrítico se emplea, por ejemplo, a nivel industrial en el proceso de eliminación de la cafeína al café.

La importancia del hallazgo radica en la necesidad de emplear, en un futuro no muy lejano, al metano como materia prima en la industria química. La disponibilidad de esta sustancia en nuestro planeta la hacen accesible desde un punto de vista económico. Sin embargo, en la actualidad su uso industrial se reduce exclusivamente a un proceso en el que se convierte en monóxido de carbono e hidrógeno, el denominado gas de síntesis. A escala de laboratorio se han descrito con anterioridad algunos ejemplos de conversión de metano en otras sustancias como metanol o ácido acético, pero requieren de unas condiciones de trabajo muy drásticas (altas temperaturas o medios fuertemente ácidos). El sistema ahora descrito opera a 40 ºC y sólo produce nitrógeno gas como subproducto.

El equipo de investigadores está compuesto por los grupos de los Profesores Pedro J. Pérez (Universidad de Huelva), Gregorio Asensio (Universidad de Valencia) y Michel Etienne (Universidad de Toulouse). Los tres grupos han aportado su conocimiento en las distintas partes de proceso global. Ello ha conducido a la consecución del objetivo planteado, que debe considerarse como un punto de partida en el empleo de metano como materia prima para la química futura.

Compartir.

Leave A Reply