El San Roque despide perdiendo (0-2) ante el Ceuta su mejor temporada en Segunda B

0

Imagen del San Roque-Ceuta.

El resumen de la temporada se dio al filo de las 8 de la tarde de este domingo: con todo el Municipal de pie, la afición despedía la histórica campaña de su equipo con una cerrada ovación de varios minutos, que los jugadores y el cuerpo técnico correspondieron agradecidos.

Se juntaba la despedida de la temporada con el adiós a la casa aurinegra de toda la vida, ese hogar donde el San Roque casi nació, creció y donde se ha hecho grande. Por tanto, el marcador, en este caso, era lo de menos porque los de Sergio Lobera, además, aseguraron la quinta plaza hace una semana. La derrota no empaña una magnífica campaña donde los leperos ha bregado de tú a tú con equipos que le triplican en presupuesto, años de historia en algunos casos y población. Como por ejemplo, el propio Ceuta, rival de hoy, al que el equipo aurinegro ha superado con claridad en la tabla clasificatoria.

La verdad es que en el partido de despedida del escenario de toda la vida sobró casi toda la primera mitad. El Ceuta tardó 20 minutos en disparar fuera por primera vez y los aurinegros lo hicieron entre los 3 palos pasada la media hora de encuentro. El balón era para los leperos y los ceutíes aguantaban atrás intentando ahorrar fuerzas para el segundo periodo. De tal forma se llegó al descanso sin apenas ocasiones que llevarse a la boca.

Todo cambió en la segunda mitad, puesto que el Ceuta, que necesitaba los puntos para clasificarse para disputar la próxima edición de la Copa del Rey, salió lanzado por el gol; de hecho, Modeste lo tuvo a los 2 minutos de la reanudación, quedando mano a mano con Pau en un desajuste defensivo local, aunque el jugador visitante fue incapaz de resolver. Poco después lo intentó Ormazábal y ahí se terminó el cuadro caballa. De hecho, el San Roque dio un puñetazo sobre la mesa en forma de gol, anulado, a Fernando tras culminar una brillante jugada de ataque aurinegro. Lo cierto es que el asistente de Hernández Maeso se convirtió en el mejor defensa del Ceuta en esta fase del encuentro, porque pocos minutos después anuló por un fuera de juego inexistente un mano a mano del pileño ante Fock. Antes, una llegada a la línea de fondo de Pedro Marques fue rematada por Gabri en el primer palo y la pelota se marchó fuera cuando ya se cantaba el gol.

Cuando mejor jugaba el San Roque, un fútbol de auténtico lujo, dando un soberano repaso a su rival, llegó el gol de los visitantes, justo a la hora de partido: Añete se quedó ante Pau y el coriano fusiló al de Capellades, que realizó una parada extraordinaria, aunque no consiguió despejar la bola, que fue dando bandazos dentro del área hasta qye llegó a los pies de Castellano que hizo el 0-1. La respuesta aurinegra la puso Fernando, que caracoleó dentro del área, se llevó la pelota y cuando se disponía a fusilar la portería de Fock, se interpuso la defensa. Poco después de esa acción, una pérdida en el centro del campo propició el contragolpe ceutí, culminado por Javi Navarro a puerta vacía.

El San Roque nunca bajó los brazos y se fue arriba en busca de algún gol que lo volviera a meter en el partido y dar una última alegría a los fieles aurinegros. No pudo ser, aunque no fue por falta de ocasiones. La oleada de ataques comenzó con Fernando fusilando a Fock, que hizo la parada del partido. En el saque de ese córner, el árbitro no quiso ver un clarísimo penalti por manos dentro del área ceutí, una perfecta “zamorana” de un defensa que vio todo el campo menos quien debía. Poco después, Óscar lo intentaba en el interior del área, pero entre su remate y la portería se interpuso un despeje acrobático de una defensa metidísima atrás.

Más adelante, Germán cruzaba un centro desde la izquierda que no pudo culminar con éxito Hornillo a pesar de estar solo ante el meta contrario. Después, un centro de Dani Salas con remate final de Fernando se marchó de nuevo lamiendo el palo; un poste que besó el disparo de Cheli ya en los compases finales y que nadie sabe cómo no entró. Entre medias, el árbitro había señalado con penalti de Pau a Loe que el de Capellades se encargó de parar a Cañas.

No dio para más este partido, pero eso no fue un obstáculo para que la afición despidiera con un emocionante aplauso a su equipo y a su casa de toda la vida. Espera ya el fondo de la próxima temporada el Ciudad de Lepe, donde el San Roque, de la mano de su afición y con el apoyo de este año, está llamado a hacer grandes, grandes cosas.

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies