Contra quién

1

La Lupa

[La Lupa].

Hora de elecciones. Y con concentración incluida. Pero… ¿quiénes son las personas que han tomado céntricos puntos de numerosas ciudades españolas, también en Huelva, a qué formación política pueden perjudicar en las urnas? A tenor de lo que se ve se puede concluir que un importante porcentaje del denominado movimiento 15-M está integrado por gentes de izquierdas cansadas del panorama político que reivindican la abstención en las municipales. Es decir, que de existir partidos perjudicados estos son los de izquierdas y, más concretamente, la fuerza que ha llevado a este país a la situación en la que hoy se encuentra, el PSOE. Eso es al menos lo lógico siempre que el movimiento sea tan limpio y virginal como se pregona y no esté teledirigido por determinadas opciones.
Sin embargo, hay que ir un poco más allá. Alejarse del lugar de los hechos para tomar distancia. Porque en esta historia, en la de los déficits democráticos, hay buenos y malos. Todos tienen su parte de culpa. Cierto. Pero en el caso concreto de Huelva, que es el territorio que nos ocupa, existe un partido que tiene muy poco respeto, por no decir ninguno, a la democracia. ¿Cómo si no se puede entender que cargue sistemáticamente contra cualquier propuesta informativa que sea crítica con sus planteamientos? ¿Cómo si no se puede entender que en muchas localidades de esta provincia en pleno siglo XXI exista miedo a expresarse en libertad? ¿Cómo se puede entender que un cura se muestre preocupado por las posibles repercusiones, normalmente económicas, que pueda acarrear el que se publique una foto de un feligrés en el interior de su parroquia en un medio crítico con el Ayuntamiento socialista?
Democracia real ya. Lo suscribimos al mil por mil. De hecho nos hemos expresado en esos términos en numerosas ocasiones. Pero en Huelva ese mensaje tiene un destinatario muy específico. Incluso con nombres y apellidos. Porque es la hora de concretar. De buscar culpables. De descubrir a los responsables de las persecuciones. De señalar con el dedo a quienes desde siempre señalan con el dedo. De hablar claro. Porque a los dirigentes del PSOE de Huelva sólo les gusta la democracia si consiste en una historia en la que ellos pueden cargar contra todo el que consideren oportuno, sin escrúpulos, y nadie puede abrir la boca contra ellos. Y, por desgracia, esa es la realidad que sufrimos en esta provincia. Su máxima es: “Si estás conmigo no te dejaré tirado, siempre tendrás comida en tu plato y en el de los tuyos; pero si estás en mi contra, te haré la vida la imposible”. Las consecuencia directas de su aplicación son escándalos como el de las prejubilaciones fraudulentas, el enchufismo, el amiguismo, el ‘pesebrismo’, el fraude electoral por medio de la compra de voluntades ¿Es eso ser un demócrata?

Compartir.

1 comentario

  1. Andres Sanchez Buenaposada on

    Creo que estas concentraciones “expontaneas” curiosamente producidas en fechas muy próximas a las elecciones, estan perfectamente teledirigidas a conseguir el voto para partidos minoritarios con escasa representación autonómica o municipal a fin de propiciar una posterior coalición frente al partido que presumiblemente va a barrer en casi toda España o al menos aminorar el impacto que una mayoría absoluta supondría para la gobernabilidad autonomica o municipal.
    Por otra parte el mantenimiento de las movilizaciones con posterioridad al 22 de mayo tendría la finalidad de entorpecer, cuando no dinamitar, las soluciones que los ganadores en las elecciones pondrían sobre la mesa y que dejarían en evidencia las politicas sociales, economicas y de relaciones con los sindicatos , llevadas hasta ahora, con un claro derrumbe de unas recetas ideologicas periclitadas y amortizadas por la fuerza de la realidad, no solo nuestra, sino de todos los paises de nuestro entorno.

Leave A Reply