EL LABERINTO
Cambios
[Javier Berrio]

1

Javier BerrioAlcanzado el final de la campaña electoral, tomo la dinámica habitual y sumo otra ‘nota para el cambio’. ¿Comprendo por qué hay jóvenes y no tan jóvenes congregados en plazas públicas? Naturalmente, porque también yo llevo mucho tiempo defendiendo la necesidad de cambio de régimen, sistema o Estado, como se quiera llamar. Porque el Estado reformado en el ’78 con el pacto entre el franquismo y los partidos políticos del momento, dio paso a una monarquía oligárquica que ya no da de sí. Ni las instituciones son representativas de la sociedad ni parece que los parlamentos tengan más autoridad que la opinión de los líderes de los partidos o sus grupos de interés. Porque la Ley Electoral acaba con el principio de igualdad al dar ventajas a unos territorios sobre otros y porque la ley d´Hont fulmina una proporcionalidad razonable. Porque la independencia del poder judicial es una quimera y los pronunciamientos del Tribunal Constitucional sirven a los intereses de los grupos que nombran a los jueces. Porque en el Estado Español no hay mecanismos que dificulten la comisión de delitos desde el poder, por ello la corrupción está generalizada, y el corpus legal no es tan siquiera disuasorio de esos comportamientos ilícitos. Porque las elecciones en general se realizan sobre grupos organizados por los partidos políticos y los ciudadanos no tenemos tan siquiera la posibilidad de elección dentro de las candidaturas por medio de listas abiertas, siendo así que a la sociedad se le pide que haga dejación de su poder sobre aparatos de partido, no sobre ciudadanos con capacidad representativa. Porque la jefatura del Estado permanece encorsetada en un sistema medieval decidido por el jefe del Estado anterior y se hurta a los ciudadanos la capacidad de elección y elegibilidad para dicho cargo. Que la igualdad de oportunidades brilla por su ausencia.

Todas estas razones y quizás muchas más son motivos suficientes para lo que sucede en las calles, pero los concentrados no han entendido la mayor. Para la consecución de cualquiera de esos objetivos, el primer paso es desalojar del poder a los que nos han llevado a la situación que ahora vivimos, esos que han detentado el poder en el Estado casi todo el posfranquismo, exceptuando los períodos de UCD y PP. Que no se puede olvidar que la inmensa mayoría de las leyes que hoy alejan la democracia real de la ciudadanía ha sido obra del PSOE, puesto que lleva tantos años gobernando que se les puede confundir con el poder mismo. Tras las elecciones municipales debería haber una inmediata convocatoria de elecciones generales para empezar a hablar de cambios con la mayoría parlamentaria resultante. De momento, el domingo tocan elecciones municipales y con la legislación en la mano, mañana es día en el que ni manifestaciones ni concentraciones. No debe volver a repetirse la enorme irregularidad que supusieron las concentraciones delante de las sedes del PP tras el atentado de aquel otro 11-M. No obstante, mejor y prudencia y, pase lo que pase, el domingo voto de castigo a los que nos han llevado a los 5 millones de parados y a la desesperanza de nuestra juventud.

Compartir.

1 comentario

  1. JUAN CARLOS on

    Senor Berrio, queria darle las gracias en mi nombre y en el de LA MESA DE LA RIA DE HUELVA por la cobertura prestada en las pasadas elecciones locales. Gracias

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies