EL LABERINTO
Ortodoxia
[Javier Berrio]

1

Javier  BerrioTras entrevistarnos con Pedro Jiménez en La Lupa, Canal Luz TV, matizo el artículo que había escrito hace varios días para moderar mi posición. Mi opinión es que Pedro Jiménez permanece cautivo de una ortodoxia que le eleva sobre los acontecimientos en una levitación migratoria de la realidad. Esa ortodoxia le hace creer que, como él pretende actuar sobre las bases sociales de votantes del PSOE, el sentido común lleva a gobernar o dejar gobernar a ese partido porque tiene apoyo de gente de izquierdas. Pero con ese argumento, carente de eficacia de convicción, ignora que los llamados a gobernar son aquellos políticos a los que ha criticado durante cuatro años por actos insolidarios, por corrupción, porque ha hecho mucho daño a su formación, etc. La ortodoxia que le hace cerrar todas las puertas al centro derecha, le convierte en un político rígido, voluntaria o involuntariamente. Es mi punto de vista que Jiménez sacrifica la orto praxis (la actuación recta, correcta) de gobiernos que no necesariamente tienen que estar unidos por supuestas orientaciones ideológicas comunes, sino por actuaciones sensatas y beneficiosas para los lugares en los que se va a gobernar.
Dice Jiménez que el PP no quiere transformar la sociedad, y que eso es lo que busca IU. Creo que el margen transformador de la sociedad en los términos que él lo concibe, es mínimo en los ayuntamientos. Pero es más: Jiménez continúa creyendo que la coalición PSOE-IU es un pacto de ‘progreso’, mientras que el centroderecha (PP o cualquier organización que pudiera representarlo), no lo es. A mí me sorprende que el político lúcido y de calidad que es Jiménez caiga en esa trampa semántica de asociar izquierda y progreso, o al menos PSOE y progreso. Curiosamente, muchos ciudadanos entienden que esos gobiernos no representan el progreso para sus ciudades y pueblos y así se han deshecho de ellos, dando mayorías absolutas al centroderecha (ahí todo hace pensar que los votantes relacionan progreso con cambio, y cambio con PP), quitando el gobierno a la llamada izquierda coaligada en lugares como Córdoba, Sevilla, Cortegana, Aljaraque, etc.
Pensé desde el principio que una Diputación presidida por IU era una barbaridad en cuanto que esa opción representaba pocos votos y que los onubenses no habían elegido comunismo para gobernar la institución. Sí creí que el partido destinado a gobernar es el PP y que IU tuvo que interpretar el cambio en Diputación en la línea que marcaban los electores, por medio de un pacto global u otros puntuales. Pero otra vez la ortodoxia, esta vez las de Cayo Lara y Diego Valderas, impide el cambio, frustra el progreso real. IU Incluso estarían dispuestos a dejar que P. Guerrero sea la presidenta a pesar de la durísima crítica que le han aplicado y del daño hecho por la presidente a la institución provincial. Sólo nos queda congratularnos de que Pedro Rodríguez obtuviese mayoría absoluta en Huelva, porque a pesar de que tanto Jiménez como otras personas de su lista dijeron que no sucedería tal, ha quedado claro, con su práctica en la provincia y en Diputación, que IU habría permitido un gobierno de Guerrero en Huelva a pesar de la ruina a la que esa mujer ha llevado a la Diputación.

Compartir.

1 comentario

  1. Juan Carlos on

    Parece y no es enmendarle la plana a nadie, en Almonte dan su apoyo al PP, para quitar a Francisco Bella, todos dicen que no habra alianzas pero la realidad despues es otra, desconozco porque esa alianza para quitar de enmedio a Bella.

Leave A Reply