CALLE PUERTO
Y encima le chulean
[Rafael P. Unquiles]

2

Rafael Pérez UnquilesNo entiendo cómo Pedro Jiménez, coordinador provincial de IU, permite que Ignacio Caraballo, el lugarteniente del socialista Mario Jiménez, le hable en los términos en que lo hizo durante la rueda de prensa del pasado miércoles. Caraballo dedicó toda su comparecencia ante los medios a meter el dedo en el ojo al máximo responsable de Izquierda Unida. A pregonar a los cuatro vientos que Pedro Jiménez es un político que no tiene a sus concejales bajo control y que no es capaz de imponer, como hacen en el PSOE, una férrea disciplina de partido.El objetivo que se ha marcado la dirección socialista es generarle máxima tensión, ponerlo en el disparadero, con el fin de que impida que IU apoye al PP de Almonte el 11 de junio. Todavía no son socios y ya han comenzado las deslealtades. Los del PSOE de Huelva no respetan ni las cuestiones internas de IU. Quieren influir en sus decisiones. El ordeno y mando les corre por las venas de forma natural.

Ante el órdago, Pedro Jiménez debe permanecer tranquilo. Entre otras muchas razones porque tiene en su manga el mejor as: la Diputación. Hubiera estado bien -no sé, quizás ha ocurrido así- que, tras escuchar a Caraballo, el máximo responsable de IU llamara al secretario provincial del PSOE para decirle: “Otra como la de Ignacio y despídete de la Diputación”. Punto. Garantizado que habría tenido efecto inmediato.

Resulta increíble que la clase dirigente socialista vaya a continuar con la Diputación y encima le vacile a quienes les entregarán el voto decisivo. Es inconcebible. Y sólo fruto de lo seguros que están Mario y compañía de lograr una vez más la presidencia de la Corporación Provincial. Algo lógico si escuchan un día tras otro que en IU tienen marcado a fuego eso de “al PP ni agua”.

Y como en IU no le dan al PP ni agua, el PSOE se queda con todo la importante en la provincia: con la Diputación, con Almonte, con Ayamonte… y no sé cuantos municipios más. Y, mientras tanto, Pedro Jiménez callado. Porque si se le ocurre hablar el señor de Moguer tiene preparado a Ignacio Caraballo para que no sólo le enmiende la plana sino que además intente dejarlo en ridículo. ¿Cómo es posible? ¿Qué se creen? Y, sobre todo, ¿cómo lo permite Pedro Jiménez?

Compartir.

2 comentarios

  1. Pocas fechas antes de las elecciones, en una tertulia a la que fue invitado Pedro Jimenez, le pregunté sobre su postura si el partido le obligara a pactar con los populares. Su respuesta fue que él preferiría desmarcarse de su partido antes de hacerlo. Le recorde que el insigne Julio Anguita siempre proclamaba el concepto de “programa”,”programa”y “programa”, en servicio del pueblo, pero Pedro siguió manteniendo su postura. Entre darle el voto al PP o dárselo al PSOE queda la opción de darle el voto al pueblo soberano, es decir, la de respaldar la lista mas votada. Dentro de poco veremos cual ha sido la influencia del poder mediático.

  2. A los socialistas solo les falta bajarle los pantalones a Valderas y darle unos cachetes en el culete y decirle… ” malo, malo, malo” castigandolo sin la copita “del Condado” en el aperitivo.

Leave A Reply