Democracia a pie de calle

4

En la jornada de vigilia.

(Texto: J.C.A)     Reniegan de las etiquetas hasta tal punto de que se molestan si escuchan o leen que buena parte de los que participan del Movimiento 15-M son de jóvenes de izquierda. Pese a que ya están cansados de asegurar que son un colectivo “muy heterogéneo y apartidista”, todos los días lo repiten una y otra vez a grito de megáfono para que quede bien claro y tratar de sumar más apoyos a una causa tan utópica como alcanzable.

Un joven se dirige a los demás por un megáfono.

Asamblea de Democracia Real Ya.

“Tan sólo depende de nosotros mismos, de la ciudadanía, de que todos lo deseemos y luchemos por lograr un mundo mejor. Un mundo más humano”, afirma Pablo, un universitario de los muchos que han levantado la voz estos días en las asambleas celebradas en la plaza de la Constitución. La acampada onubense del Movimiento 15-M suma ya más de una semana y aunque está previsto que ese domingo puedan levantar el campamento, no se descarta que continúe pese al cansancio acumulado si así lo decidieran también las asambleas repartidas por toda España al unísono.

Mientras tanto, prosiguen las reuniones asamblearias donde se recaban propuestas, se lanzan reflexiones y se mantiene vivo un sueño común, que no es otro que reclamar a políticos, sindicatos y representantes de instituciones públicas y privadas “que cuenten con la voz del pueblo, que escuchen sus demandas reales para confeccionar una democracia participativa que vaya más allá de un voto depositado en las urnas cada cuatro años”, argumenta uno de los portavoces de este “movimiento ciudadano”.

Pasado un período electoral que casi ha pasado con indiferencia entre los participantes de estas movilizaciones, este colectivo se enfrenta ahora al reto de darle contenidos concretos y continuidad a una “rebelión pacífica” que en vísperas de los comicios ha logrado enmudecer a candidatos y partidos con sus proposiciones a pie de calle.

A juicio de Ana, “a partir de ahora queda un trabajo muy arduo donde la sensibilización social y la difusión de las propuestas recogidas a lo largo de estos días tienen que ser tareas principales. Es crucial que la gente se sienta partícipe de este movimiento”.Para alcanzar este objetivo, miembros de este colectivo están trasladando sus ideas a los barrios, aulas de la Universidad de Huelva e institutos, al tiempo que se aprovecha la oportunidad que brindan medios de comunicación que, como Hispanidad Radio, el pasado martes emitió su programa Señales de Humo desde la acampada de la plaza de la Constitución.

Además, para evitar los roces provocados por el cansancio y la falta de sueño, el Movimiento 15-M en Huelva tiene elaborado un cuadrante “donde se reparten las tareas de las diferentes comisiones creadas. Esto debe ser a partir de ahora como una carrera de relevos, donde cada uno participe dentro de sus posibilidades para mantener viva la llama”, afirma María mientras pasa a su lado un joven de no más de 23 años cargado con su saco de dormir y una esterilla dispuesto a pasar una noche más sobre una cama de suelo y humedad.

“Hay mucha ilusión y mucha fuerza todavía. No creemos que esto sea un movimiento pasajero y volátil sustentado tan sólo en utopías. Estamos dado ejemplo de democracia con hechos reales aquí, en la plaza de la Constitución. No creo que haya mejor sitio…”, apunta Ana con cierto orgullo y altas dosis de convencimiento.Para muchos de los que en Huelva participan en esta “revolución de la gente”, el futuro del Movimiento 15-M pasa por las redes sociales. Lo que unió al principio a miles de españoles en torno a una manifestación para reivindicar “¡democracia real ya!, puede ser el “mejor pegamento para mantener conectados a todas las asambleas y defender todas esas propuestas compartidas a nivel nacional”.

En este sentido, si hay algo que todos tienen por máxima es que no se pretende que con este movimiento surjan nuevas siglas políticas “que se apoderen de la voz de la calle y desvirtúen una rebelión espontánea que es apartidista”.

VELAS para despertarAunque sólo han pasado unos días, la vigilia celebrada el pasado sábado, día de reflexión antes de las elecciones del 22-M, ha quedado en la retina. Esa tarde-noche, más de un millar de onubenses se unieron a esta “fiesta de la palabra” portando una vela blanca. Tras esta cita, la asamblea del Movimiento 15-M en Huelva ha convencido a buena parte de desconfiados y suspicaces que observaron con recelo y prejuicios a un colectivo al que se le despegan todas las etiquetas.

“No hay vuelta atrás. La Huelva apática y pasota ha despertado”, sentencia Pablo con los ojos, con las manos, con su voz. El tiempo dirá si es cierta esta afirmación, mientras tanto la democracia sigue en la calle con su parlamento ciudadano y asambleario.

Compartir.

4 comentarios

  1. Quieren decirme que bien estan haciendole a la sociedad de Huelva esta “acampada”. Como van a encauzar sus propuestas en su mayoría “idilicas” ademas de seguir ocupando ilegalmente un espacio público. No habran muchos “verdes” entre sus componentes.

  2. Dani Rubio on

    A Duque de Ahumada.

    Yo acudo a las asambleas populares a escuchar lo que se dice, y cuando puedo, a opinar. Ni soy un hippy, ni estoy manipulado por la izquierda. No sigo ninguna ideología, sino que apuesto por las buenas ideas. Trabajo (y mucho), estudio continuamente, me he preocupado de hablar idiomas, y de estar siempre ocupado mejorando mi formación y mi experiencia laboral. Creo en la democracia, y lo que quiero es un sistema más participativo. Estoy en contra del sistema D’Hont y de que imputados concurran a las elecciones en las listas de varios partidos. Por eso me acerco allí y me manifesté el día 15 de mayo.

    Antes de inventar cosas e intoxicar (o “infoxicar”) a los lectores, pásese un día por allí, infórmese y hable con distintas personas. Las asambleas son los miércoles y sábados a las 20:00.

    Un saludo.

  3. DUQUE DE AHUMADA on

    por cierto, ¿si a mi me da por acampar en la playa que me de la gana o en la calle que me de la gana y alego que me estoy manifestando, no tienen por que multarme o echarme de donde sea como les pasa a esta gente, no?

  4. DUQUE DE AHUMADA on

    ¿apartidistas?, eso no se lo creen ni ellos, ¿que no son de izquierdas?, venga ya, ¿nos chupamos los democratas el dedo?.
    Pienso, que aunque luchemos por cambiar de cierta manera el sistema electoral, lo mas democratico que tenemos ahora mismo son las elecciones, y si esta plataforma (promovida por la izquierda) está “luchando” (sentaitos fumando pitillos, bebiendo y haciendo el vago con su guitarrita y su rollo progre/hippy actual) contra el sistema actual, estan entonces “luchando” contra la constitucion, la democracia, las leyes, etc, por lo que, habría que tomar medidas contra ellos.

Leave A Reply