Rosa Beltrán pide un mejor acceso de la mujer a la educación de calidad

0

Intervención de Rosa Beltrán en el Senado.

En base a una iniciativa promovida por la senadora socialista por Huelva, Rosa Beltrán, el Pleno del Senado ha aprobado, por unanimidad, una moción que, como ha destacado Beltrán en el inicio de su intervención ante el plenario, “pone de manifiesto la necesidad de comprometernos en la consecución del segundo objetivo del milenio y adoptar medidas, para paliar la desventaja en la que se encuentran las niñas y las mujeres, respecto del acceso a una educación de calidad”.

Seguidamente, ha recordado que la Declaración de los Objetivos para el Desarrollo del Milenio (ODM), en el año 2000, expone los derechos básicos que todos los individuos del planeta deberían disfrutar, como son la ausencia de hambre y pobreza extrema; una educación de buena calidad, empleo productivo y decente, buena salud y vivienda; el derecho de las mujeres a dar a luz sin correr peligro de muerte; y un mundo en el que la sostenibilidad del medio ambiente sea una prioridad, y en el que tanto mujeres como hombres vivan en igualdad.

Sin embargo, ha lamentado la senadora onubense, todavía queda un largo camino por recorrer ya que en numerosas naciones se progresa a un ritmo demasiado lento y de forma muy desigual. “Según la UNESCO –ha denunciado-, más de 28 millones de niños en todo el mundo no pueden ir a clase por culpa de las guerras y la realidad pone de manifiesto que, a día de hoy, tenemos 72 millones de niños y niñas sin escolarizar en todo el mundo, y 759 millones de personas adultas que no poseen las competencias elementales de lectura y escritura. El informe de la UNESCO, asimismo, también denuncia que los niños y niñas que viven en países en conflicto son a menudo víctimas de la violencia sexual”.

La portavoz socialista, a continuación, ha considerado innegables los avances conseguidos desde que se adoptaron las metas de la Educación para Todos (Tailandia, 1990) y los Objetivos de Desarrollo del Milenio (Nueva York, 2000): “se han dado grandes pasos hacia la universalización de la enseñanza primaria, se ha incrementado el número de estudiantes en la enseñanza secundaria y superior, y en muchos países se ha conseguido la igualdad entre los sexos en los sistemas educativos”.

También ha resaltado que son muchos los gobiernos del mundo que están tomando en serio su compromiso con la Educación para Todos, “aunque deberían tomar aún más en serio la lucha contra la desigualdad”. Y es que, ha subrayado, “los datos muestran que la educación de las niñas impide que la pobreza se transmita de generación en generación y hace avanzar el progreso en otros ODM. Las mujeres que reciben educación tienen menos hijos, los tienen más tarde y tienen mayores probabilidades de enviar a sus hijos a la escuela”.

En consecuencia, Beltrán ha sostenido que es fundamental invertir en la educación de las mujeres y las niñas, así como vital garantizar que las niñas reciban una educación de calidad. Consciente de esta realidad, la senadora ha recordado que Naciones Unidas aprobó el pasado año un documento que establece la necesidad de la educación de las niñas y el compromiso de eliminar los obstáculos y facilitar el acceso a la escolarización ofreciendo enseñanza primaria gratuita, becas y programas de transferencia de efectivos, supervisión de los índices de asistencia y finalización de estudios. El documento considera imprescindible la inversión en infraestructura y tecnologías que ahorren trabajo y permitan reducir la carga de actividades domésticas a las mujeres, para acceder al mercado de trabajo, y a las niñas para asistir a la escuela.

En la última parte de su intervención y entre otras actuaciones del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación, Rosa Beltrán ha creído importante referirse a la línea de atención especial del Plan de Actuación de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) 2011-2013, denominada “Género y Educación”. “En esta línea -ha comentado la senadora-, la AECID centra los esfuerzos en la promoción de políticas educativas nacionales y regionales encaminadas a asegurar el acceso, permanencia y finalización de las niñas y mujeres en los niveles educativos, el apoyo a propuestas de formación profesional específica a mujeres en oficios no tradicionales y el fortalecimiento de las instituciones con competencias educativas para la promoción de modelos de educación no sexista”.

Compartir.

Leave A Reply