El Recre, que no se jugaba nada, pierde 2-0 ante un Villarreal al que le iba la vida en el partido

0

Kike Tortosa, Borja Granero y Asen, que llegaron en el mercado de invierno, jugaron ayer contra el Villarreal B.

Se nota cuando dos equipos se enfrentan y uno de ellos no se juega y al otro le va la vida en el choque. Eso fue justo lo que pasó ayer entre el Recreativo y el Villarreal B. Los albiazules tenían los deberes hechos desde hace tiempo y los amarillos debían ganar para afrontar la última jornada de la temporada con la salvación asegurada. El marcador final de 2-0 sólo queda la estadística en lo que al Recre se refiere, pero el filial amarillo ha sido un bálsamo para no tener que jugárse la temporada dentro de siete días.Y no es que el Recreativo no saliera a disputar el partido, no, sólo que se notó la tensión entre unos y otros. De hecho, los primeros minutos fueron para un Recreativo que salió bien plantado y que tuvo buenas ocasiones de gol. Carlos Ríos dispuso a Fabricio en la meta, con los laterales tituales (Rafita y Raúl Cámara) y con los dos centrales que menos han jugado durante toda la temporada: Gallardo y Cabrera. El centro del campo tenía a Juan Villar y a Fidel por cada banda y a Matamala y a Jesús Vázquez como mediocentros. El ataque era para Pablo Sánchez y Asen.

Como pasa en el fútbol, cuando se perdona se acaba pagando y en el minuto 34 era el Villarreal el que se adelantaba en el marcador. El 1-0 a cero con el que se llegaba al final de la primera mitad no reflejaba lo ocurrido sobre el terreno de juego, perso así es el fútbol.

La segunda mitad se inició con un Villarreal temeroso y dispuesto a perder todo el tiempo del mundo, y un Recre con ganar de empatar. Los primeros cambios de Carlos Ríos llegaron cuando se llevaban disputados diez minutos del segundo tiempo, dando entrada a Aarón por Pablo Sánchez y a Borja Granero por Asen.

Sin embargo, los planes albiazules se desmoronaban con la expulsión de Gallardo, que dejaba al Recre con 10 hombres, lo que obligó a Ríos a meter a Matamala de central.

Si el Villarreal B no había querido que se jugara hasta entonces, desde ese momento lo intentó aún más. Kike Tortosa entraba por Fidel a falta de 15 minutos, y el Recre daba la sensación de que podía empatar. Juan Villar vio como el línea le anulaba por gol por fuera de juego, bastante dudoso, y a partir de ahí poco más.

El segundo gol del Villarreal B llegó en una pifia de Fabricio, que jugaba en ese momento como un líbero y quiso regatear a un contrario a 30 metros de la portería. El desenlace fue que perdió el balón y Guacaso marcaba a meta vacía el 2-0. Segundos después el árbitro pitaba el final de un partido que no pasará a la historia de los albiazules pero que sí que lo recordará el filial del Villarreal como el del día en el que certificó que se quedaba un año más en Segunda División.

Para el próximo fin de semana, contra el Granada, lo que sí se puede asegurar es que no jugarán ni el expulsado Gallardo, ni Jesús Vázquez ni Pablo Gallardo, estos dos últimos por acumulación de tarjetas.

Compartir.

Leave A Reply