CCOO exigirá que se cumpla la sentencia sobre falda o pantalón

0

El secretario general de CCOO de Andalucía, Francisco Carbonero, y su homólogo en la Federación de Sanidad, Humberto Muñoz, han calificado de “gran noticia” la sentencia del Tribunal Supremo que da la razón a CCOO en el conflicto de Clínicas Pascual. Para el sindicato, la sentencia “repara una discriminación por razón de género que parece más de otra época que del siglo XXI”, ya que determina que la obligación de las enfermeras de consultas y planta de llevar falda, delantal y cofia frente a los pijamas sanitarios que usa el personal que trabaja en quirófano es “anticonstitucional”. Carbonero ha dicho que “ahora vigilaremos que se cumpla la sentencia” y ha hecho un llamamiento a la Consejería de Salud “para que no permita que empresas que gestionan la sanidad con dinero público puedan llevar a cabo acciones discriminatorias como esta”. El caso ha sido llevado desde el principio por el Servicio de Defensa Legal de la secretaría de la Mujer de CCOO de Andalucía.

Después de varios años de conflicto, el Tribunal Supremo ha dado por fin la razón a CCOO de Andalucía en el caso de las Clínicas Pascual declarando anticonstitucional la obligación de la empresa a que las enfermeras de consultas y planta vistan falda, delantal y cofia y condena a la entidad a que permita que las trabajadoras afectadas “puedan desempeñar la actividad con la misma ropa de trabajo asignada para los hombres”. El fallo señala que tal obligación es contraria al principio de no discriminación por razón de sexo que recoge la Constitución, además de ser una práctica “discriminatoria y una actitud empresarial que no resulta objetivamente justificada”. CCOO considera que con esta sentencia se repone el derecho de estas trabajadoras y que con ella debe de cesar la actitud tanto de persecución como de discriminación que Pascual ha mantenido con ellas.

La sentencia del Alto Tribunal anula el fallo del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), que desestimó en 2009 el conflicto colectivo interpuesto por la Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CCOO de Andalucía contra la dirección de Clínicas Pascual, a través del Servicio de Defensa Legal de la secretaría de la Mujer del sindicato, encargada de gestionar el conflicto desde el comienzo. “Desde CCOO valoramos la corrección de consideraciones trasnochadas que siguen aplicando en ocasiones algunos de nuestros tribunales”, ha añadido el sindicato.

El secretario general de CCOO de Andalucía también ha mostrado su satisfacción al conocer la sentencia y la ha calificado de “gran noticia”, si bien ha dejado claro que “ahora seremos exigentes con su cumplimiento y si no se cumple instaremos a la Consejería de Salud a buscar alternativas para ello”. “No es de recibo, -ha apostillado Carbonero-, que una empresa que se gestiona también con dinero público pueda seguir imponiendo prácticas de personal discriminatorias en materia de género”.

Asimismo, el líder sindical ha pedido a la Consejería que trabaje con empresas “serias y coherentes con el siglo XXI y no permita que se lleven a cabo políticas sexistas como estaba sucediendo en Clínicas Pascual”

Por su parte, el secretario general de la Federación de Sanidad, Humberto Muñoz, ha declarado que “estamos muy satisfechos porque la libertad de empresa y el poder de dirección y control de la actividad laboral no pueden ir en contra de los derechos constitucionales de los trabajadores y trabajadoras”.

La sentencia del TS también recoge la sanción de 6.000 euros que la Inspección de Trabajo de Cádiz impuso a Clínicas Pascual en 2008 al considerar que la entidad vulneraba la Ley de Igualdad al impedir a sus trabajadoras que decidieran el tipo de ropa que llevaban en el desarrollo de sus funciones. De hecho, la entidad retiró un complemento de productividad a quienes utilizaban un uniforme compuesto por camisa y pantalón en la Clínica San Rafael de Cádiz, uno de los centros de la compañía.

CCOO ha recordado que el conflicto se planteó con trabajadoras de Clínicas Pascual, su centro en Cádiz, por el derecho a la utilización de los pijamas sanitarios al igual que el personal masculino. Ante tal situación el sindicato interpuso los correspondientes Conflictos Colectivos contra la mencionada empresa por discriminación e inconstitucionalidad de esta medida, ya que la Clínicas Pascual pretendía incluso sancionar a las trabajadoras que se oponían. “La Sala del TSJA en Málaga, en una primera instancia le dio la razón a la empresa, pero el Tribunal Supremo ha corregido a la empresa sentenciando que efectivamente su actuación ha sido inconstitucional, porque dicha medida presenta una imagen de sus trabajadoras antigua y correspondiente a una época con connotación de clara diferenciación entre hombres y mujeres, y en consecuencia de desigualdad”, ha concluido el sindicato.

Compartir.

Leave A Reply