Ciruelas, arándanos y melocotones de Huelva, bloqueados en las fronteras de Holanda y Alemania

0

Plantación de ciruelas en la provincia.

La ‘crisis del pepino’ afecta ya a los productos onubenses: ciruelas, arándanos, y melocotones están bloqueados en las fronteras de Holanda, Alemania, Italia o Polonia, y países como Reino Unido están cancelando pedidos de frambuesas, que prácticamente se cultivan ex profeso para ellos, y todo ello, con el interés de especular y sacar réditos de la desgracia española.

Las acusaciones apresuradas, sin pruebas confirmadas y sin fundamento de Alemania sobre el origen del brote de E.Coli que se está dando en este país están causando ya graves consecuencias sobre la agricultura andaluza en general y onubense en particular. Asaja-Huelva tiene constancia ya de las primeras cancelaciones de pedidos de pequeños frutos, como frambuesas, por parte de países como Reino Unido, un hecho doblemente grave si se tiene en cuenta que estos productos, de escaso consumo en nuestro país, se cultivan de forma prácticamente exclusiva para los países del centro y el norte de Europa.

Pero además, ciruelas, melocotones, arándanos o nectarinas, por poner algunos ejemplos, están siendo rechazadas en las fronteras de países como Holanda, Francia, Alemania, Polonia o Italia.

Para Asaja-Huelva no es solo injusto y contrario a las normas de la Unión que estos países impidan la entrada de productos españoles sin una resolución por parte de la Comisión Europea, sino que además, es una burda maniobra interesada para colocar sus propios productos en los mercados a costa del desprestigio de los españoles, e incluso, para pedir una reducción drástica de precios a la hora de aceptar, si llega el caso, nuestras frutas y verduras.

La caída en cascada o las anulaciones de pedidos se cuantifican ya en pérdidas diarias de cientos de millones de euros, únicamente a causa de las declaraciones apresuradas, imprudentes y sin fundamento de la senadora de Salud de Hamburgo Cornelia Prüfer-Storcks, que sin esperar los pertinentes análisis sobre el origen del brote y sin probar la trazabilidad de los productos agroalimentarios –herramienta creada precisamente para vigilar y garantizar la calidad de los alimentos en todos los momentos de la producción, distribución y venta-, y sin ni avisar en primer lugar a las autoridades sanitarias para que realizaran los análisis, emitió por los medios de comunicación acusaciones infundadas, para colmo, ofreciendo datos sobre la procedencia de los productos presuntamente infectados.

Para Asaja-Huelva este comportamiento irresponsable y el consentimiento y apoyo del resto de las autoridades alemanas, que en lugar de sancionar a la senadora se han dedicado a avivar aún más la llama de la desconfianza, debería tener un castigo ejemplar que disuada a otros de cometer este tipo de acusaciones sin pruebas en el futuro. Más si tenemos en cuenta que con este comportamiento se ha puesto en sobre aviso a otros intervinientes de la cadena alimentaria que han tenido todo el tiempo del mundo para eliminar pruebas sobre el origen de la infección.

A la espera de los análisis efectuados a los productos españoles sospechosos de estar infectados por la bacteria, el prestigio de la agricultura española ya está herido de muerte: las cancelaciones se suceden por minutos y algunos países han decidido cerrar sus fronteras a los productos españoles, algo expresamente prohibido por las normas de la Unión Europea sin que medie una resolución de la Comisión.

Para colmo, Asaja-Huelva considera que la reacción de las autoridades españolas, tanto a nivel estatal como autonómico, ha sido lenta y excesivamente templada, teniendo en cuenta que hasta ayer no se escucharon las primeras declaraciones de representantes españoles, cuando ya eran innumerables las pérdidas.

Por estos motivos, Asaja-Huelva exige al Gobierno que emplee todas las herramientas a su alcance para exigir a Bruselas una sanción ejemplar para Alemania por daños y perjuicios y para todos aquellos países que estén incumpliendo los preceptos de la Unión cerrando sus fronteras a productos españoles o quebrantando acuerdos comerciales ya contraídos, con un claro interés especulativo.

Así mismo, espera que las indemnizaciones para paliar el daño económico causado por las acusaciones infundadas de Alemania lleguen rápido y que sean tan generosas como lo han sido las calumnias de las autoridades alemanas.

Por último, Asaja-Huelva quiere mostrar todo su apoyo a los agricultores almerienses cuyo buen nombre está siendo vapuleado por el comportamiento extremista del Gobierno de Merkel, en espera del resultado definitivo de las pruebas sanitarias que exige se aceleren tanto como sea posible a fin de frenar la sangría de pérdidas.

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies