Este verano estarán culminadas las obras en la calle Béjar

0

Después de cinco meses de trabajo, salvadas las complicaciones relativas al saneamiento, el Ayuntamiento de Huelva retoma el ritmo de las obras de la calle Béjar para culminar la actuación en verano. El objetivo final es la peatonalización de la Avenida de Portugal, ampliada hasta la calle Gravina por el primer tramo de la calle Béjar, para convertir la zona en una nueva puerta de entrada al Centro Comercial Abierto, al unirse con la calle Marina, recientemente peatonalizada.

Finalizada la actuación en el primer tramo de la Avenida de Portugal, actualmente se encuentran muy avanzados los trabajos en la calle Béjar ya que sólo quedan las labores de asfaltado y a continuación, se abordarán las obras del segundo tramo de la Avenida de Portugal hasta unirla con la Avenida de Alemania. Se trata de un proyecto complicado porque además de la peatonalización, incluye la renovación de las redes de aguas e infraestructuras, que tienen una especial importancia en la calle Béjar, porque en los últimos años, los edificios de la zona han sufrido altercados relacionados con las conexiones, derivando en malos olores y humedades.

En total, la actuación supone peatonalizar casi 3.000 metros cuadrados más. Se trata de una zona con gran tradición e historia, no sólo a nivel de la capital sino también provincial, ya que durante muchos años ejerció de carta de presentación de la ciudad al albergar la antigua Estación de Autobuses de Damas que constituía, sin duda, uno de los principales canales de acceso a la capital para los vecinos de los distintos pueblos onubenses. El traslado de aquella vieja estación al nuevo edificio construido en la cercana Avenida Doctor Rubio, restó protagonismo a esta calle, que sin embargo, gracias a la apuesta comercial, ha sabido recuperarse, manteniendo su condición de recibidor para los viajeros y antesala del Centro de la ciudad.

Con el objetivo de oficializar esta nueva entrada al Centro Comercial Abierto, el Ayuntamiento de Huelva ha apostado por homogeneizar su imagen mediante la peatonalización.

Las obras, que suponen una inversión de 600.000 euros, además de la renovación completa de la solería, para darle un tratamiento de uso peatonal, con acceso restringido a vehículos, incluye la sustitución completa de las redes de abastecimiento y saneamiento de aguas, así como la modernización de infraestructuras básicas de gas, electricidad y telecomunicaciones.

La peatonalización de la Avenida de Portugal respetará la arboleda existente, ampliándose en la calle Béjar e incluyendo la instalación de mobiliario urbano, bancos y papeleras, en la misma línea que el resto de calles peatonales.

Los trabajos terminarán verano, pero para seguir avanzando, el Ayuntamiento de Huelva está estudiando la posibilidad de reformar el asfalto de la calle Gravina para la eliminación de adoquines. El objetivo es sustituir los actuales adoquines por asfalto, una medida que puede llegar a bajar los índices de ruido en 8 decibelios, ya que el ruido se ha revelado como una de las principales causas de degradación medioambiental en áreas urbanizadas.

Los efectos del ruido sobre las personas dependen del límite de tolerancia de cada uno, sin embargo, el ruido es un contaminante ambiental permanente que produce efectos adversos en las personas y en el medio ambiente. Sin embargo, además de los beneficios ambientales, con el cambio de asfalto por adoquines, el Ayuntamiento de Huelva persigue otras mejoras. La escasa estabilidad de este tipo de pavimento provoca continuos socavones que tienen que ser rellenados con tierra, e incluso, asfaltados por encima. Esto supone, además un gasto innecesario en cuestión de mantenimiento municipal, un enorme desgaste para los elementos del coche, no sólo los amortiguadores o los brazos de suspensión, sino también en las uniones de las carrocerías, sin despreciar que si se conduce por asfalto se consume menos combustible.

Otro de los problemas, es que la unión entre el pavimento de este tipo y las arquetas metálicas de conducciones subterráneas, producen agujeros y desniveles a su alrededor. Los especialistas en realizar viarios señalan que la firmeza que proporciona el asfalto no la dan los adoquines, sobre todo, en una zona donde la circulación es continua. Construir calzadas con adoquines provoca, que las reparaciones sean constantes, además de las filtraciones por las grietas del agua de lluvia en el subsuelo, que deterioran las construcciones.

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies