La Hermandad de Huelva echa a andar entre un mar rociero

0

El simpecado de Huelva a las puertas del Ayuntamiento (Daniel Vázquez)

(Texto: Germán G. Lao)   Al fin llegó el día. Tras una espera de casi trece meses, ya está aquí: comienzó el peregrinar para verla. La Hermandad de Huelva comienzó este jueves su camino hacia la aldea, como cada jueves antes de Pentecostés y después de un año romero excepcionalmente largo. Pero la espera ha valido la pena.

Salida Hdad. Huelva (Julián Pérez)

Salida Hdad. Huelva. (Julián Pérez)

Salida Hdad. Huelva (Julián Pérez)

Salida Hdad. Huelva. (Julián Pérez)

Salida Hdad. Huelva (Julián Pérez)

Salida Hdad. Huelva (Julián Pérez)

Salida Hdad. Huelva (Julián Pérez)

Salida Hdad. Huelva (Julián Pérez)

Salida Hdad. Huelva (Julián Pérez)

Salida Hdad. Huelva (Julián Pérez)

Ofrenda de la Caja Rural del Sur a la Hermandad de Huelva

La parada ante el monumento a la Virgen, uno de los más emotivos. (Daniel Vázquez)

La filial que más romeros aporta a la romería más grande del mundo comienzaba esta mañana a las nueve su peregrinar con la salida de la capital. Una despedida que está siempre cargada de momentos emotivos, tanto dentro de la casa hermandad, como cuando el presidente entrega el Simpecado al hermano mayor para que sea colocado en la carreta, como fuera de ella, cuando la carreta sale a la calle y una multitud fervorosa rompe en aplausos y vítores a la Virgen y en gritos de ¡Huelva!, ¡Huelva!La nube de peregrinos que acompaña al Simpecado en su peregrinar por las calles de la capital descarga truenos de devoción mariana allí por donde pasa. Este año se han apuntado a la campaña de inscripción de la hermandad más de un millar de peregrinos, pero han sido unos 3.000 los romeros que arropan a la carreta de Huelva.

La comitiva de la filial onubense está formada por 49 carros tradicionales, 58 enganches y 53 remolques que han llenado de colorido las calles de la capital. Pero lo que tradicionalmente destaca de la salida de Huelva en la mañana del jueves es la multitud de caballistas que preceden al Simpecado. Así, este año alrededor de 1.100 rocieros a lomos de sus equinos tomaron una ciudad en fiestas en una imagen que cada año sorprende, que cada año asombra a propios y extraños.

La salida de la Hermandad de Huelva está repleta de estampas tan bellas como emotivas. El Simpecado abandonando la casa hermandad, el paso ante la iglesia del Rocío, la parada obligada a las puertas del Ayuntamiento donde la carreta de plata recibió una lluvia de pétalos ante un mar de onubenses, el adiós ante la Comandancia de la Marina o su caminar por la avenida Francisco Montenegro con la ría de Huelva como testigo son algunas de estas estampas que hoy han vuelto a repetirse.

Este año, además, se suma un nuevo hito en la salida de la filial onubense que es la parada que se ha realizado por primera vez a los pies del recientemente inaugurado monumento a la Virgen del Rocío en la plaza del Punto. Allí, la carreta se detuvo y el Simpecado se encontró con la nueva efigie de la Señora mientras la hermana mayor realizaba una ofrenda floral al monumento, una escultura realizada en bronce por Elías Rodríguez Picón y que, desde su inauguración hace tan sólo un par de meses, se ha convertido en punto de devoción rociera en una ciudad que cada año muestra con orgullo y pasión su fe ciega por la Blanca Paloma.

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies