Multitudinaria salida hacia la aldea

0

Los bueyes arrodillados.

A primera hora de la mañana ha emprendido su camino hacia la aldea almonteña la Hermandad de Nuestra Señora del Rocío de Moguer, la cuarta más antigua de cuantas peregrinan al Rocío en la Romería de Pentecostés, y lo ha hecho con una multitudinaria comitiva compuesta por unos 150 carros, charres, tractores y vehículos todoterreno, además de unos 400 caballistas y un gran número de peregrinos que acompañan a pie al carretón con el Simpecado.

Misa de romeros

peregrinos a pie

Tras la tradicional misa de romeros en la Plaza de la Coronación, tomada por cientos de moguereños que se agolpaban junto al Simpecado de plata de la hermandad, la comitiva inició su colorido y bullicioso desfile por la calles de la localidad, que desde bien temprano se ha dejado cautivar por este revuelo emocionado que se viene repitiendo desde hace cuatro siglos en la ciudad, los que llevan los rocieros moguereños rindiéndose a los pies de la Blanca Paloma.

Este año la misa se adelantó a las 8.00 horas para que la llegada a Pino Gordo no fuese tan tarde como en años anteriores, iniciándose después el itinerario por la ciudad, que hubo de ser modificado en parte debido a las obras que se ejecutan en la calle San Francisco.

En el transcurso del recorrido de despedida se volvieron a vivir momentos especiales al paso del Simpecado por el convento de las Hermanas de la Cruz, por la puerta del Colegio Pedro Alonso Niño y por la Casa Consistorial, donde se le ofrecieron flores, mientras los piropos, los vivas y las sevillanas surcaban el aire de la fresca y radiante mañana moguereña.

Como cada año, los bueyes de la familia Cascarilla, que portan el carretón de la hermandad de Moguer, volvieron a dejar una de las estampas más singulares del recorrido cuando se arrodillaron para que el Simpecado recibiera la ofrenda.

Después de una última parada en la calle Hornos, la Filial se encaminará hacia la ermita de Montemayor, donde como cada año los peregrinos se despedirán de su Patrona, ofreciéndole un ramo de flores y cantándole una salve, antes de adentrarse en las arenas del hermoso camino de Moguer, por el que desde hace siglos peregrinan los devotos moguereños de la Virgen del Rocío.

Una nota singular del desfile de este año ha sido la presencia de una docena de alumnos de un instituto de secundaria de Alemania, que participan en un proyecto de intercambio con estudiantes del instituto Francisco Garfias. Los jóvenes germanos, ataviados con trajes típicos andaluces, acompañaron a la hermandad hasta Montemayor y vivieron ilusionados una experiencia única que seguro recordarán con agrado en el futuro.

Tras almorzar junto a la peana del Milanillo la Hermandad tiene previsto llegar a la zona de Pino Gordo, donde tradicionalmente pernocta Moguer, sobre las 21.00 horas, rezándose el emocionante rosario nocturno que ofrece una de las estampas más hermosas del camino rociero. Recordar que este año el hermoso paraje donde pasa la noche la comitiva ha sido embellecido con un nuevo monolito homenaje a la familia rociera y un útil abrevadero para las bestias.

Después de una mágica noche de emoción, cante, baile y convivencia romera en torno al mismo sentimiento de devoción hacia la Blanca Paloma, la Hermandad del Rocío de Moguer asistirá a la misa del Alba y reanudará su peregrinar hacia la aldea almonteña, adonde tiene previsto arribar sobre las 15.00 horas, dejando una vez más muestras de la solera y tradición de esta centenaria Hermandad, que vivirá uno de sus momentos más emotivos el sábado sobre las 12.30 horas, cuando los bueyes del Simpecado se arrodillen ante la Blanca Paloma en la presentación oficial de las filiales.

La Hermandad de Moguer será de las primeras en desfilar ante la Virgen del Rocío, entre la devoción y alegría de los rocieros moguereños, que se reencuentran un año más con la Reina de las Marismas.

Otro de los momentos de emoción desbordada para la familia rociera de la ciudad del Nobel se vivirá a mediodía del lunes, cuando la Virgen visite la Casa-Hermandad de Moguer en la aldea, situada en un lugar privilegiado del real, a escasos metros de la ermita.

Será una de las últimas paradas de la Reina de las Marismas antes de regresar a su Santuario, y todo Moguer estará presente en ese recibimiento emocionado a la santísima Virgen del Rocío.

Destacar también que un año más la Asociación Pro-Hermandad de Barajas está realizando el camino junto a su madrina, la Filial moguereña, para vivir juntas esta explosión de fe y alegría en torno a la Blanca Paloma.

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies