LUZ DE GAS
La contrafricción
[P. López Villarejo]

1

Hace unos días, en RN, un tertuliano nocturno calificó a los del movimiento del l5 M de ‘capullos’ y defendió a los de mayo del 68 porque aquellos no fueron violentos y tenían a Sartre, mientras estos sí lo eran y estaban desamparados intelectualmente. Debería este filibustero de las ondas localizar algunas fotografías de los sucesos de París -que consiguieron hundir el gobierno y cambiar la República- para comprobar como arrancaban los adoquines para lanzarlos contra la policía, el ejército y los edificios oficiales; como quemaban autobuses y coches o montaban barricadas en lo que fue una auténtica guerra urbana. Tampoco estaría mal se informara de quienes son Hessel y Sampedro que les han proporcionado a estos, como a aquellos parisinos el autor de ‘La náusea’, bases sociológicas de gran calado.

Además, que yo sepa, todavía no han arrancado ni un solo adoquín para utilizarlo contra nada ni contra nadie. Ni siquiera contra quienes los reprimieron violentamente en la Plaza de Cataluña, aunque no puede descartarse que lo hagan en el futuro.
Las autoridades democráticas están demostrando una falta de reflejos extraordinaria ante este reto. Solo se han dejado oír cuando han manifestado su repulsa escandalizada por el bloqueo de los accesos al Parlament, aunque la verdad es que tampoco ha sido muy edificante la foto de éstos llegando a la Cámara en helicóptero.

Creo que a nadie se le escapa que el movimiento 15 M está en una tesitura delicada, casi en punto de fractura, pues o encuentran un liderazgo, personal o colegiado, que estructure sus actuaciones y movimientos o están condenados a la disolución lenta por agotamiento o a la resistencia civil que puede derivar hacia la violencia. En cualquier caso, la respuesta institucional y la reconducción de las protestas atendiendo sus reivindicaciones no se está produciendo.

Termino con un texto de ‘La desobediencia civil’ escrito por H.D. Thoreau, en 1866 y que debería hacernos reflexionar a todos: “Existen leyes injustas. ¿Nos contentaremos con obedecerlas? ¿Nos esforzaremos en enmendarlas, obedeciéndolas mientras tanto? ¿O las transgrediremos de una vez? Si la injusticia requiere de tu colaboración, rompe la ley: Sé una contrafricción para detener la máquina”.

Compartir.

1 comentario

  1. Yo no se si son correctas o no todas las iniciativas de este movimiento 15 M, tampoco se si han sido creados o aparecieron expontánemente, lo que si estoy seguro es de que han conectado conmigo y que entiendo que su movimiento es necesario para este pais. Son muchas las conciencias adormecidas al son de la “nana” que nos susurra la clase política para hacernos caer en el sopor de la indiferencia y, con ello, permitir que sigan haciendo lo que les viene en gana. Tambien pienso que hay muchos que comen del sistema que ha creado esa clase política para mantenerse y, claro está, ahora deben salir en su defensa.
    Si yo pago, exijo, pero no se me escucha nada mas que una vez cada cuatro años, por eso YO CREO EN ESTE MOVIMIENTO DE INDIGNADOS Y LES APOYO, aunque no sea lo ideal.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies