Asaja transmite su preocupación ante la incertidumbre del diagnóstico en tuberculosis

0

Encuentro en Asaja.

Judith Anda, acompañada por el jefe de Sanidad Animal, Juan Antonio Téllez y por el nuevo delegado de Agricultura, Cristóbal Romero, han acudido a la sede de Asaja-Huelva para tratar de aclarar las numerosas dudas existentes con respecto a esta enfermedad. Pese a los controles, son frecuentes los positivos que provocan medidas como los vacíos sanitarios, o incluso el sacrificio de gran parte de la cabaña, con un perjuicio económico importante para los ganaderos.

Los ganaderos onubenses llevan años padeciendo las drásticas medidas de erradicación de enfermedades ganaderas que dispone la administración cuando se produce un positivo en alguna explotación, cosa que sucede demasiado a menudo, teniendo en cuenta los estrictos controles a los que se someten.

Una de las que con más frecuencia detectan los test practicados es la tuberculosis bovina, una enfermedad cuya detección acarrea graves pérdidas a corto y a largo plazo para quien tiene la mala suerte de contar con un positivo entre sus reses. Las más destacables son los vacíos sanitarios, en los que se sacrifica la cabaña entera en la que se producen positivos en alto grado, que no puede ser repuesta hasta pasados cuatro meses, o el completo aislamiento de la cabaña y la imposibilidad de comercialización del ganado o de trasladarlo a cebaderos en el caso de positivos mínimos.

Todas estas cuestiones y otras muchas dudas respecto a la tuberculosis bovina, métodos de detección y medidas de erradicación han sido hoy consultadas por los propios ganaderos afectados, más de una treintena, en la sede de Asaja-Huelva. Hasta aquí se han trasladado la directora general de Producción Agrícola de la Junta de Andalucía, Judith Anda y el jefe de Sanidad Animal en Andalucía, Juan Antonio Jaén, una visita solicitada desde hacía tiempo por Asaja-Huelva, receptores directos de las numerosas quejas por las graves pérdidas económicas que las medidas de erradicación provocan y la incertidumbre por la escasa fiabilidad de las pruebas de detección de la enfermedad. En la sesión ha estado también presente el nuevo delegado de Agricultura en Huelva, Cristóbal Romero.

La directora general, que ha sido recibida por el presidente de Asaja-Huelva, José Luis García-Palacios, y el secretario general, José Luis Marín y el director general de Asaja-Andalucía Vicente Pérez, ha comenzado admitiendo la dificultad de la situación sobre todo desde un punto de vista económico, pero se ha mostrado desde un principio en disposición a una puesta en común de la información que manejan todas las partes afectadas – administración, veterinarios y ganaderos-, y a tratar de mejorar el programa de control y erradicación tanto como sea posible.

La tuberculosis bovina tiene en la actualidad en la provincia de Huelva una alta prevalencia (número de explotaciones afectadas sobre el total) que, aunque en el último año ha experimentado un ligero descenso, aún supera el 10% (de 1000 rebaños analizados, 100 resultaron positivos), una cifra superior a la media andaluza que ronda el 8.5 % de prevalencia.

Pese a que no afecta al ser humano, según Judith Anda, el comercio exterior suele usarla como excusa para rechazar la exportación, ‘sensibilidad’ que se ha incrementado como consecuencia de la crisis del pepino. Además de esto, presenta otros problemas fundamentales como una alta capacidad de contagio dentro de la cabaña y la inexistencia de un test que resulte fiable al 100% a la hora de detectar la enfermedad. Para colmo, se analiza aún qué papel podría jugar la fauna silvestre, tan presente en nuestra provincia, como transmisora de la enfermedad, y además el bacilo permanece en el pasto hasta 60 días, de ahí, según ha explicado el jefe de Sanidad Animal en Andalucía, Juan Antonio Jaén, que tras realizar un vacío sanitario –sacrificio de la cabaña en la que se hayan producido positivos de forma masiva-, no se pueda reponer la misma hasta pasado un largo periodo de tiempo.

También han explicado los responsables de la administración las medidas que se están adoptando para tratar de hacer más flexibles las medidas de erradicación. En este aspecto, Anda ha explicado que la prohibición de mover animales de una finca con positivo para cebo forma parte de un programa nacional, y que nada se puede hacer en este aspecto, pero que no obstante se ha solicitado al Ministerio la posibilidad de incluir animales nuevos en fincas con positivo aún a riesgo de que resulten contagiados y por cuenta y riesgo del ganadero, solicitud que no ha obtenido aún respuesta por parte del Gobierno central.

Los ganaderos presentes, tras atender a las numerosas explicaciones que tanto la directora general como el jefe de Sanidad han ofrecido, han trasladado su preocupación por la enorme cantidad de falsos positivos que se producen, lo que pone en tela de juicio la utilidad de las pruebas existentes o del método empleado, y su desesperación por las enormes pérdidas económicas que en ningún caso encuentran compensación con las indemnizaciones por sacrificios y vacíos sanitarios disponibles. Los representantes de la administración han insistido en que, pese a las dudas generadas por las pruebas, la propia complejidad de la enfermedad impide resultados más fiables, pero que, pese a todo, el método que se está practicando en España es el mismo que ha conseguido la erradicación en numerosos países del mundo y que por tanto, es necesario seguir trabajando e insistiendo en esta línea hasta que nuestra Comunidad Autónoma y especialmente, la provincia de Huelva, presenten niveles de prevalencia cercanos a cero.

El presidente de Asaja-Huelva, José Luis García-Palacios, ha agradecido las explicaciones de la directora general de Producción Agrícola y del jefe de Sanidad Animal de la Junta de Andalucía y que hayan acudido a la llamada de Asaja-Huelva en una visita que ha considerado importante dada la complejidad y trascendencia del tema tratado para un sector tan importante como el de la ganadería onubense. Así mismo, le ha trasladado la necesidad de adaptar la normativa europea a las condiciones de manejo y explotación para que se apliquen de forma diferente a como se aplican en el resto de Europa y ha realizado un llamamiento a la complicidad entre el sector privado y el público con el fin de alcanzar los objetivos marcados en los programas minimizando los daños económicos.

Judith Anda se ha comprometido a mantener un diálogo lo más fluido posible a partir de la celebración de una serie de reuniones que permitan ir analizando con Asaja-Huelva la evolución de esta problemática.

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies