El número de personas atendidas por Cáritas se dispara un 40%

0
Presentación de la Memoria 2010 de Cáritas

Presentación de la Memoria 2010 de Cáritas

(Texto: José Carlos Aguado) Cáritas atendió el año pasado en la provincia de Huelva a cerca de 21.300 personas, un 40 por ciento más respecto a 2009. Así lo ha destacado el director de la ONG católica, Julio González, quien ha advertido de que la paz social está en riesgo a causa de los efectos de la crisis económica que “se está cebando” con familias con todos sus miembros en paro y que no tienen dinero para hacer frente a las necesidades del día a día. En 2010, nueve indigentes murieron en la calle. Cáritas está desbordada. La crisis ha disparado el número atenciones realizadas el pasado año alcanzando la cifra de 85.000. En cambio, los recursos económicos de la ONG católica tan sólo crecieron un 13 por ciento y gracias al aumento de donaciones y socios. “Las subvenciones públicas, aunque no han sufrido recortes, están prácticamente congeladas. Las administraciones no pueden dejar caer a estas personas porque la paz y la cohesión social se pondrían venir abajo”, ha advertido Julio González durante la presentación de la Memoria 2010 de Cáritas Huelva.

El director de la ONG ha destacado el “crecimiento importante” de familias que llegan a Cáritas pidiendo su ayuda para cubrir necesidades básicas. “Son personas que tenían sus casas y un trabajo para pagar la hipoteca y que a causa de la crisis se ven ahora en el paro, en la exclusión y sin recursos para pagar los pañales de su hijo o el recibo de la luz. También estamos destinando muchos fondos al pago de medicinas para aquellos que no pueden seguir un tratamiento médico por carecer de ingresos”.

Entre estas personas, que hasta hace pocos meses tenían una vida normalizada y ahora dependen de la caridad, también se ha detectado un incremento de quienes acuden a sus parroquias “avergonzados” de solicitar auxilio. “En los pueblos, incluso, muchas veces son los equipos parroquiales quienes van a las casas de estas personas cuando se enteran de que lo están pasando mal a ofrecerles la ayuda de Cáritas porque ello no se atreven por vergüenza”. En este sentido, otro de los servicios que más subido durante el pasado año es el de acompañamiento sicológico ante el aumento de casos de depresión, ansiedad e intentos de suicidio.

La crisis se está cebando, de forma brutal, con aquellos colectivos más vulnerables que han hecho de la calle su hogar. En 2010, nueve indigentes murieron en la calle y los últimos datos recogidos por Cáritas señalan que ya son 240 los sin techo que sobreviven en la capital. En cambio, la falta de trabajo ha originado un descenso en el número de atenciones a inmigrantes pese a que hay 2.500 malviviendo en asentamientos repartidos por la provincia. “Viven en condiciones infrahumanas, en situación crónica y con problemas sanitarios. Ante esto, levantar los asentamientos sólo agrava la situación”, ha señalado González quien ha criticado la “burocratización” de las ayudas lo que dificulta que los que más necesitan del auxilio de las administraciones “no puedan acceder a ellas”.

El director de Cáritas ha realizado un llamamiento a la sociedad onubense para que colabore con la labor que realiza la ONG católica a través de donaciones o de su programa de voluntariado. Actualmente, Cáritas cuenta con 934 voluntarios que en 2010 sumaron más de 5.000 horas de trabajo. Tres cuartas partes son mujeres. “El capital humano es nuestro recurso más valioso”, ha subrayado Gonzalo Revilla, del programa de Comunicación de Cáritas Diocesana.

Por último, Julio González también ha pedido la participación de los onubenses en el proyecto del  Centro Santa María, ubicado en la avenida Cantero Cuadrado de la capital. Cáritas pretende concentrar en este edificio buena parte de sus servicios “para racionalizar los recursos”. Ya está abierta una casa de acogida con capacidad para 15 personas. La ONG ya ha recogido 90.000 euros en donaciones y necesita 300.000 más para llevar a cabo todas las obras y adquirir el equipamiento necesario. “Pretendemos ser un faro para salir la crisis y recuperar los valores de solidaridad en una sociedad cada vez más competitiva donde se salve quien pueda”, ha sentenciado Julio González.

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies