El SAS no dispone de un registro general de vacunas

0

La delegada de Salud en el centro de la imagen en una visita en la provincia.

(Texto: R. P. U.)   El registro de vacunas que lleva el Servicio Andaluz de Salud (SAS) en Huelva ha quedado en entredicho a raíz de la campaña preventiva puesta en marcha como consecuencia de los casos de sarampión registrados en los últimos meses en Andalucía y que a nivel provincial se elevan de momento a 25. Una situación que, como ya informó HuelvaYa el 9 de junio, ha empujado a la Consejería de Salud a revisar el estado de vacunación de todos los onubenses en edad escolar y a administrar las dosis de vacuna necesarias.Para llevar a cabo esta campaña, a los padres de los alumnos matriculados en las guarderías, colegios e institutos onubenses se les está reclamando la entrega de una copia de la cartilla de vacunas del niño. Asimismo, se les hace firmar una autorización en la que los padres deben indicar si dan su permiso para que se le administren al niño las vacunas “que fuesen necesarias para su edad”.

Un modus operandi que ha hecho preguntarse tanto a padres como a los propios sanitarios por qué se exige la cartilla de vacunas a la familia cuando, al menos a nivel teórico, el SAS debe tener constancia de las vacunas administradas a los escolares. Esa es la clave de la cuestión. Y existen distintas posiciones.

Enfermeros implicados en la campaña preventiva han asegurado a HuelvaYa que el archivo que hasta finales 2010 existía sobre vacunas presenta numerosas lagunas. A nivel teórico esa información debe constar en el centro de salud donde el escolar fue vacunado.

Sin embargo, esos datos en ocasiones no aparecen o están mal archivados ya que hay casos en que ni siquiera se ha respetado el elemental orden alfabético para depositar la historia vacunal en los tradicionales archivadores –metálicos y grises– que existen en las consultas como único registro.Según los sanitarios con los que ha contactado HuelvaYa, la informatización de los datos no ha comenzado hasta 2011, por lo que buscar con anterioridad en ocasiones se convierte en un verdadero problema.

Hasta el punto de que hay veces en que no existe constancia de las vacunas administradas en los archivos y los padres tampoco encuentran la cartilla. Ante esta circunstancia el protocolo que aplican los sanitarios es volver a administrar todas las vacunas al escolar.Sin embargo, los enfermeros mantienen que debería existir un archivo o registro general dado que cada vez que se lleva a cabo una vacunación el sanitario traslada por escrito la información al SAS, en el caso concreto de la capital, al Distrito Sanitario Huelva–Costa, por lo que esos datos tendrían que constar en algún lugar. Pero no es así. Los enfermeros informan sobre las vacunas, pero no se sabe dónde se almacena esa información.

Al menos lo que sí resulta evidente es que no se puede consultar.Esta situación es reconocida incluso por el SAS. Según ha informado a HuelvaYa el responsable de Comunicación de la Delegación Provincial de Salud en Huelva actualmente no existe un registro general de vacunas en la provincia. De hecho, desde Salud se ha querido poner especial énfasis a que los responsables del calendario de las vacunas de los escolares son los padres, por lo que son ellos quienes tienen que vigilar que se cumpla y deben conservar la correspondiente cartilla.

En cualquier caso, según la información facilitada por el SAS, en los archivos de los centros de salud constan los datos de todos los escolares vacunados, por lo que aseguran que los episodios en los que no se encuentra historia alguna “son mínimos”. Y, de cualquier forma, mantienen que volver a administrar las correspondientes dosis no supone ningún riesgo. No obstante, en la cartilla de vacunas no aparece toda la información que se necesita.

Por ejemplo, no consta el lote de las vacunas, un dato imprescindible en el supuesto de que se detecte alguna anomalía en la dosis administrada.En contra de lo que mantienen los enfermeros que han informado a este periódico sobre los puntos negros de los registros de vacunas, el portavoz del SAS afirma que desde “hace tres o cuatro años” existe en el programa Diraya un módulo de vacunas que incluye las dosis administradas y al que se puede acceder a través del ordenador que usan los sanitarios.

Asimismo mantienen que esa información consta en la historia única digital, por lo que está en todo momento al alcance de quien la requiera. Y en el caso de que sea anterior a esos tres o cuatro años figura en los centros de salud.

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies