La Junta protege como Monumento la Iglesia Inacabada de Castaño del Robledo

0

Monumento inacabado

El Consejo de Gobierno ha acordado inscribir en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz, con la tipología de Monumento, la Iglesia Inacabada de Castaño del Robledo. Al permanecer inconcluso, este templo de finales del siglo XVIII presenta la singularidad de mostrar directa-mente los procesos de construcción de la arquitectura neoclásica y barroca.

La denominada Iglesia Inacabada, Nueva o del Cementerio, comenzó a construirse en 1788, coincidiendo con un momento de notable crecimiento poblacional en Castaño del Robledo. El arquitecto maestro mayor del Arzobispado Hispalense, José Álvarez, determinó las líneas maestras de la edificación, que después interpretaron y ejecutaron los maestros Antonio Matías de Figueroa y Alonso Sánchez.

Las obras quedaron interrumpidas en 1794 por la falta de recursos económicos y por las discrepancias entre el Ayuntamiento y el Arzobispado. Ello permite apreciar de forma directa en la propia fábrica cómo se sucedieron las labores constructivas. Este proceso también se puede conocer a través de los planos originales dibujados directamente sobre los para-mentos revocados del interior del edificio, que ayudaban a organizar los trabajos a pie de obra y que han quedado como testigos de las técnicas empleadas por los arquitectos y maestros albañiles de la época.

El edificio, de carácter exento, fue construido con rigor neoclásico aun-que con la pervivencia de ciertos rasgos barrocos. De haberse concluido, podría considerarse un destacado ejemplo de la arquitectura andaluza de transición del Barroco al Neoclasicismo. De planta rectangular y con una superficie construida aproximada de 900 metros cuadrados, su interior carece de pavimento y se organiza mediante una única nave cubierta por bóveda semicircular con arcos fajones y cinco capillas en cada lateral comuni-cadas entre sí mediante pequeños arcos, además del crucero, la capilla mayor y la sacristía.

La nave se divide mediante arcos en seis tramos, dos de los cuales han estado sin cubrir hasta la restauración de la arquitecta Alicia de Navascués Fernández-Victorio, acometida a principios de la década de 1990. En el interior destacan también las pilastras toscanas adosadas a los pilares cruci-formes, el entablamento que recorre la nave y el crucero de neta tradición neoclásica.

La iglesia posee tres suntuosas puertas de acceso, la principal situada a los pies del edificio y las otras dos en el centro de los muros laterales. En la decoración de estas portadas es donde mejor se aprecia la pervivencia del gusto barroco como resistencia hacia las nuevas formas más austeras y simples del Neoclasicismo. La torre se sitúa a los pies de la nave, presenta planta cuadrada e igualmente se encuentra inconclusa, pues tiene construida tan sólo su caña.

Entre mediados del siglo XIX y la década de 1950, el edificio se utilizó como cementerio y se construyeron nichos en las capillas laterales y enterra-mientos en el suelo. Actualmente, su principal función es servir de espacio para actividades culturales.

Dada su ubicación dentro del Conjunto Histórico de Castaño del Roble-do, el decreto de inscripción en el Catálogo General de Patrimonio Histórico no delimita una zona de protección en torno al monumento. El casco urbano de esta localidad onubense cuenta con otro destacado templo que fue decla-rado Bien de Interés Cultural en 2008; la Iglesia de Santiago el Mayor, cons-truida entre los siglos XVI y XVIII.

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies