La Asociación de la Prensa denuncia la inestabilidad en el empleo de periodistas en los ayuntamientos

1

La Asociación de la Prensa de Huelva ha constatado que, tras las pasadas elecciones municipales, han sido numerosos los puestos de trabajo de periodistas que se han perdido en Ayuntamientos de la provincia, al amparo del cambio de signo político de las Corporaciones Locales, o con el argumento de la reducción de gastos.

Estos profesionales, licenciados en Periodismo, adscritos a gabinetes de prensa o empresas municipales de radio y televisión, han perdido su empleo o han sido sustituidos por otros para realizar la misma función, en base a una pretendida relación de confianza o afinidad política, que nada tiene que ver con el verdadero sentido de la labor profesional que deben realizar en estos Ayuntamientos.

Casos como la reducción de plantilla en la emisora de Punta Umbría, el cierre de la televisión de Aljaraque, o el despido de un profesional en el Gabinete de Prensa del Ayuntamiento de Cartaya, no son más que meros ejemplos de una inadecuada estructura mediática pública en la provincia, y de una dinámica que debe terminar, dando paso a que los responsables municipales tomen conciencia de que un periodista debe ser un profesional libre que, bajo ningún concepto, sea considerado como un instrumento útil para la propaganda, del que se puede prescindir fácilmente, aún a pesar de que muchos de ellos tienen contratos eventuales, que -además- en muchos casos son como personal de confianza o para funciones que nada tienen que ver con la labor que realmente realizan.

Los responsables de los Ayuntamientos deben tomar conciencia de que la credibilidad de un periodista no empieza ni termina con el equipo de Gobierno que lo contrata, ya que como responsables o miembros del Gabinete de Prensa o las emisoras locales trabajan para los ciudadanos de sus municipios representados por la Corporación Municipal, en la que se encuentran representantes de distintos partidos políticos.

La APH lamenta que se desprecie sistemáticamente la calidad y el criterio profesional de los profesionales que están siendo despedidos y reclama que, para garantizar un libre y efectivo ejercicio del periodismo institucional, la plaza de periodista en gabinetes de prensa y emisoras municipales, sea considerada como un puesto de trabajo fijo, ocupado por un profesional con la titulación superior exigida, e incluido en la Relación de Puestos de Trabajo (RTP) del propio Ayuntamiento y, por tanto, sea dotada mediante oposición o concurso público . Así se daría fin a la inestabilidad que se genera entre este colectivo profesional, después de unas elecciones municipales, y se le trataría con el mismo principio de igualdad que el resto de profesiones incluidas en la nómina del Ayuntamiento.

Compartir.

1 comentario

  1. Es que no tiene sentido que se mantenga en el puesto a un profesional que haya ejercido de vasallo, lameculos o vocero de un determinado partido político. Sí que se mantengan a los profesionales que han ejercido en una radio o emisora municipal pero, a los de confianza que elaboran las estrategias políticas conforme a una ideología es lógico que los cambien, vamos, digo yo. Aún así no parecen demasiados para todo el cambio que ha habido, eh¡¡

Leave A Reply