Pleno de orejas en el festival taurino de Almonte

0

Festival en Almonte (Foto: Gilberto)

Tarde de muy agradable temperatura, lleno en los tendidos de la plaza portátil instalada en el recinto ganadero del Pocito, un toro de Fermín Bohóruez y seis de Alabarreal de correcta presentación y que se dejaron, destacando el cuarto aplaudido en el arrastre. Diego Ventua que actuo por colleras con Manuel Correas, dos orejas, Ruiz Miguel Dos orejas, Víctor Puerto, dos orejas, Paquirri, dos orejas y rabo, Manuel Jesús “El Cid” dos orejas y rabo, Daniel Luque Dos orejas y Rabo y el novillero Emilio Martín dos orejas, según publica ambitotoros.blogspot.com, el blog de Javier García Baquero.

Desde las siete hasta las diez bien pasadas tres horas de festival, todo agradable, la temperatura, el pueblo en fiestas, la comida iliplense con sobremesa de sabor con los inefables Juan Moreno y Pepe Ruciero, con Ángel Becerra de invitado estrella, la actitud de los toreors, la impecable organización y el buen son de los toros, a partir de ahí nada puede ser mejor que una tarde de toros.Que este año tuvo menos protocolo y más enjundia que otras ocasiones, aunque después los toreros fueron homenajeados en el casino de la localidad

El comienzo fue sorpresivo con el alimón inesperado de Ventura junto a Manuel Correa que quizá debutase en púbico y que debió ser atendido por los doctores del festejo tras sentirse mareado, puede que abrumado por la responsabilidad de semejante collera. Ante el de Bohórquez, Ventura anduvo fácil con el tordo “Sueste” que tambien lanza bocados al burel al al estilo de Morsante y más puro con “Remate”, siempre bien amparado por la correcta monta de Correa. Luego mató de rejón y descabello certero que le valieron las dos orejas.

Ruiz Miguel anduvo aseado con el novillo que sorteó, herrado con el muy sexual número 69, descastado y justo de fuerzas, pero muy noble, el ideal para quien se quiere dar un homenaje de torería sin muchas complicaciones. Hasta de rodillas toreó el Cañaillaque tenía la público de su lado y cortó las dos orejas.

Puerto se las vio con novillo, gacho como sus hermanos, hecho cuesta arriba, sin entregarse nunca y que no rompió el manchego lo puso todo, tapó al novillo y le pegó mil pases sin más importancia que la que puso el torero afincado en Sevilla,. Dos orejas de honradez lo contemplan.

Paquirri banderilleó de manera desigual y sin apreturas al buen cuarto, luego lo toreó con temple,sin complicaciones, cierto gusto y mucho empaque, en faena larga que el repetidor torete se tragó por su nobleza, series templadas con vistosos remates que hicieron que el madrileño cortae el primer rabo de la tarde.

El Cid dejo lo mejor de al tarde en su inicio de faena al natural, pureza, rectitud de intenciones y maneras de figura. Toreando a gisto, todo despacio, templando, mandando, haciendo que el de Albarreal fuera por donde no quería ir. Luego por la derecha el toro rompió ante la muleta firme y sin dudas del torero de Salteras, que se abrochó con mucha torería. El torero zocato demostró que hay torero cunado se para y se entrega sin bullas.Faena importante para su amor propio.

Luque se llevó al novillo más rematado del encierro, un torete ancho de pecho y que fue castigado en exceso en el peto, luego el de Gerena entendió la acostada embestida del toro, muy en marqueso, con el rabo arrastrando por el albero. Quiso torearlo por derecho y cuando se quedó sin enemigo se montó en lo alto y basó la faena en el efectismo y el valor que atesora. Un rabo se llevó a la voluntad de triunfo que demostró.

Cerraba el festejo el torero de Oliva afincado en Jerez de los Caballeros Emilio Martín al que hace mucho tiempo vimos por estos lares municipales. Ante el novillo que le tocó en suerte anduvo firme y con regusto, tras brindar al titular de la ganadería, José Luis García Palacios, mostró su evolución y sus buenas maneras tras un concepto personal y hondo. Mató de pinchazo y estocada y recibió dos orejas que sirvieran de despedida. del largo festejo.

Compartir.

Leave A Reply