MIRADOR
El informe
[Andrés Marín Cejudo]

0

Andrés Marín CejudoLa Unesco ha resumido en 50 páginas los peligros que, en su opinión, se ciernen sobre el futuro inmediato de Doñana. Lo hace en el informe que viene a compilar los resultados de la visita que hiciera una delegación de organismo a mediados del mes de enero, que causó gran revuelo por su importancia simbólica. Varios meses después, la madre del cordero se sitúa en el proyecto del oleoducto Balboa, el dragado del Guadalquivir y el uso del agua en la comarca. Nada nuevo bajo los soles de los últimos tiempos, podría decirse. Pero conviene detenerse en las serias advertencias que al respecto hace la Unesco, que viene a ser algo así como el garante último de las esencias verdes de esta tierra. Y advierte, por ejemplo, de que Doñana puede perder su estatus de Patrimonio de la Humanidad si la tubería de 200 kilómetros entre Santos de Maimona (Badajoz) y el Puerto de Huelva termina haciéndose tal y como está planteada, o si se realiza el dragado del Guadalquivir en los términos actualmente planteados, o si no se ordenan los regadíos que esquilman el acuífero, asunto éste para el que ya hay un plan en marcha. Dice la Unesco, también, que el posible desdoble de la carretera que lleva a Matalascañas desde Almonte es una amenaza que no hay que perder de vista. Nada dice de la Huelva-Cádiz, entre otras cosas porque nada se sabe de ella. Este informe viene a sumarse a la mala prensa que han ido cosechando el oleoducto y el dragado, con estudios en contra por doquier. A la refinería Balboa le ha caído encima la Unesco como esta misma semana le ha caído encima Monago y el PP extremeño, que harán lo posible por que no se lleve a efecto el proyecto del empresario tan históricamente mimado por el PSOE. Las 50 páginas del informe sobre aquella visita de tres días bien merecen que nos tomemos en serio un asunto cuya peligrosidad parece clara como el agua de las marismas.

Compartir.

Leave A Reply