Astilleros de Huelva, otra vez anclados en la incertidumbre por las noticias que llegan de Portugal

0

Presentación del proyecto de Cotnsa en Huelva. (Julián Pérez)

(Texto: J.C. AGUADO)    “Es la mejor oferta que tenemos. Habrá que tirar con ésta y que salga lo mejor posible”. El que suscribe estas declaraciones cargadas de resignación es Braulio Cabalga, representante de los 53 trabajadores recolocables de Astilleros de Huelva. Braulio y dos compañeros más de la atarazana estuvieron presentes en el solemne acto celebrado en la Delegación del Gobierno de la Junta de Andalucía el pasado 27 de junio para desvelar la buena nueva que “resucitará” al sector naval onubense. Hasta ese mismo día, no conocieron el nombre de la empresa que va a alquilar los activos de Astilleros para montar un taller de reparaciones de buques y, en un futuro, construir catamaranes de aluminio.

Construcciones y Transformaciones Navales (Cotnsa) es una firma gallega asentada en Vigo que cuenta con varias filiales: Mintucal, Componasa y Estaleiros Navais do Mondego. Su administrador único, Urbano Alonso, escoltado nada más y nada menos que por dos consejeros del Gobierno andaluz, Antonio Ávila y Manuel Recio, fue el encargado de explicar de forma escueta su aventura onubense. Un proyecto que tendrá dos fases: la primera arrancará tras el verano y supondrá un contrato fijo para 15 de los 53 recolocables de Astilleros al objeto de poner en marcha el taller de reparaciones. La segunda fase, sin fecha aún marcada en el calendario, supondrá la creación de 20 a 30 empleos más para iniciar la fabricación de barcos de aluminio de menos de 100 toneladas, sobre todo catamaranes. En picos de alta actividad, la plantilla podría llegar a 150 obreros. Para esta tarea, Cotnsa quiere “gente nueva y joven”, sin experiencia en el sector.

Para llevar a buen puerto esta iniciativa “empresarial”, el emprendedor gallego advertía que tendría que sacrificar una de sus filiales: la atarazana portuguesa Estaleiros Navais do Mondego, ubicada en Figueira da Foz. “Cambiar Portugal por Huelva”, así resumía Alonso su estrategia.

Sin embargo, lo que parecía un bello cuento de hadas escondía un bosque oscuro. La filial lusa, Estaleiros Navais do Mondego, está declarada insolvente y se encuentra en concurso de acreedores desde abril como consecuencia de graves problemas económicos. Así, 50 trabajadores vieron suspendidos sus contratos en febrero, con una deuda en nóminas que rozaba los 800.000 euros.

A la situación de la firma lusa, la propia empresa matriz viguesa, Cotnsa, está aplicando actualmente un Expediente de Regulación Temporal de Empleo que está afectando a cerca de un centenar de obreros.

Todos estos datos, que fueron ocultados en la presentación de la oferta de Cotnsa, ha alimentado de nuevo la incertidumbre entre los ex trabajadores de Astilleros de Huelva, que el pasado 24 de mayo firmaron el finiquito y esperan como agua de mayo la entrega del buque 827 -prevista para el día 25- para cobrar sus indemnizaciones.

“Claro que estas noticias crean inquietud, sobre todo cuando ves que no es tan bonito como te lo pintan. Pero… ¿qué opción tenemos? La oferta de Cotnsa tiene ese lado oscuro pero viene respaldada por dos consejeros de la Junta y no pedía nada a cambio, como otras que reclamaban dinero por adelantado”, señala Braulio Cabalga.

El empresario, Urbano Alonso, aún no se ha reunido con los recolocables de Astilleros. Visitó las instalaciones el 27 de junio y el 1 de julio y tiene en agenda una cita con los sindicatos.

De fondo, el ruido político.

Goteo incesante de currículos

El mismo día -lunes 27 de junio- que la Junta de Andalucía abría las puertas de su Delegación del Gobierno en Huelva al administrador único de Cotnsa para anunciar su proyecto de “reactivación” de los astilleros onubenses, en las oficinas de la atarazana llegaban los primeros currículos para solicitar uno de los 150 puestos de trabajo que, según la administración autonómica, podrían generarse en “fases punta de actividad”. El efecto llamada era prácticamente inminente. Desde entonces, decenas de parados se han acercado día tras día a los astilleros para entregar en mano su carta de presentación con la esperanza de que el proyecto de la compañía gallega tenga éxito y se convierta en una fuente de empleo en una provincia que está a la cabeza en la destrucción de puestos de trabajo.

Compartir.

Leave A Reply