Felipe Arias, la nueva voz del Partido Popular en el pleno

1

El concejal del PP Felipe Arias. (Daniel Vázquez)

(Texto: R. P. U.)      Nadie duda en Huelva de la capacidad política de Felipe Arias (Huelva, 1973). A sus 38 años ha demostrado excelentes dotes para la gestión, fluida oratoria y capacidad para transmitir ideas y dar a conocer lo esencial, lo verdaderamente importante, de la labor que desarrolla en la capital onubense el equipo de gobierno del PP desde 1995, el año en que el actual alcalde, Pedro Rodríguez, llegó a la presidencia de la Corporación Municipal.

Felipe Arias (Daniel Vázquez).

Felipe Arias es joven, pero desde luego no es nuevo en estos territorios: se afilió al PP hace 20 años. Acababa de llegar a la mayoría de edad y no tardó en ocupar puestos de relevancia en Nueva Generaciones (NN. GG.), donde alcanzó la Secretaría de Política Municipal a nivel nacional. Daba los primeros y sólidos pasos de una carrera que hoy lo ha puesto al frente de la Vicesecretaría de Política Municipal en el PP de Huelva, la misma que ocupó antaño en la organización juvenil de su partido. Y además se ha destapado como un buen estratega, una cualidad que le ha llevado a ser el coordinador adjunto, junto a Francisco Moro, de las últimas campañas municipales y a coordinar la de las autonómicas.

Ahora ha dado otro paso en su carrera política. Pedro Rodríguez ha querido que siga siendo teniente de alcalde de Infraestructuras, una de las concejalías cuya acción más influencia tiene en el día a día de los onubenses, pero además le ha encargado que una su voz a la de Francisco Moro, portavoz del PP en el Ayuntamiento de Huelva. De hecho ya ejerce de viceportavoz del grupo popular en una legislatura que se presume especialmente dura a causa de la grave crisis económica y de la complicada situación financiera por la que pasan las corporaciones locales.

El reto de Arias va a ser navegar en las procelosas aguas huelvanas y, junto a su jefe, Francisco Moro, dejar claro que el nuevo equipo de gobierno es consciente de cuál es su cometido; que sabe que entre sus objetivos se encuentra, a pesar de que los ayuntamientos carecen de competencias en esa materia, favorecer la creación de empleo; explicar que, aunque no cuenta con una varita para rebajar las interminables colas del paro que existen en esta ciudad, podrá en marcha medidas para hacer posible que los empresarios, los emprendedores, se decidan a apostar por Huelva. Porque, en definitiva, quienes crean trabajo son los emprendedores. Y algo más: que las políticas sociales están íntimamente unidas a las de empleo si se pretende incidir en beneficio de las familias más necesitadas de Huelva.

Para lograr esta meta el alcalde cuenta con los grandes proyectos que ya se encuentran en marcha y de otras infraestructuras necesarias para los onubenses. Y el nombre de esos proyectos está en la mente de los onubenses: Ensanche e Isla Chica.

Pero si Felipe Arias pone un particularísimo acento en una de esas enormes tareas que el PP se ha autoimpuesto en la campaña electoral que acabamos de superar es en la recuperación de las marismas de Tinto, en la reubicación de las balsas de fosfoyesos. El alcalde lo dijo bien claro en la antesala del 22 de mayo: “Pido lo máximo: que se lleven los fosfoyesos cuanto más lejos de Huelva, mejor”. Y Arias ha asumido ese discurso como algo personal. No en vano es ingeniero técnico industrial y cuenta en su haber con un máster en Gestión Integral del Medio Ambiente. Su frase de cabecera en este polémico y debatido asunto es: “Tenemos que transformar un problema en una oportunidad”. Y en esas está.

Arias en este punto tira de verbo para explicar de manera didáctica que la situación ha cambiado desde el punto y hora en que han finalizado definitivamente los vertidos de fosfoyesos. Asegura que plantear la reubicación de los residuos ya no supone ningún riesgo para las industrias de la avenida Francisco Montenegro. Consecuencia: luchará por atraer el dinero necesario tanto de la Admistración europea como de la central para lograr retirar los fosfoyesos y que esa actuación se convierta en un atractivo para nuevos inversores. Si lo quieren más claro hay una frase de Felipe Arias que puede ayudar: “Huelva tiene el mismo derecho que Bilbao y otras ciudades a aplicar soluciones medioambientales eficaces”. Lo que en ningún caso quiere son “chapuzas” como la que ha propuesto el consejero de Medio Ambiente, el onubense José Juan Díaz Trillo. A saber: cubrir las balsas con un capa de tierra vegetal y luego levantar encima parques y polígonos. Eso, para Arias, no es de recibo y, por tanto, no lo van a permitir.

Más cuestiones: no le ha gustado, pero nada, el tono que ha empleado la presidenta del grupo municipal socialista en el Ayuntamiento de Huelva, es decir, Petronila Guerrero, en el último pleno que se ha celebrado. “Había que comenzar con buen pie y la señora Guerrero sólo se ha preocupado de su sitio y de su sueldo. Está acostumbrada a sentarse en sillones de categoría y las humildes sillas que tenemos en el salón de plenos del Ayuntamiento le parecen poca cosa. No le interesan las cuestiones de Huelva. Sólo cuánto van a cobrar. Tuvo una intervención fuera de tono y de lugar”.

Y también dice que a Petronila Guerrero le traicionan sus aires de superioridad. Un hecho que afirma queda demostrado en que se ha inventado un puesto que no existe en el organigrama del pleno, el de presidenta del grupo socialista, y en que ha dejado a Gabriel Cruz como portavoz y a Alejandro Márquez como viceportavoz. “Ella actualmente no es nadie, sólo una concejala más, porque ser presidenta del grupo no es nada. Y mucho me temo que a lo que se va a dedicar en los plenos es a montar el numerito inicial y después a echarse a dormir para que sean Cruz y Márquez lo que se batan el cobre”.

Para Arias a lo que se debería dedicar Guerrero, como presidenta de la Diputación que se supone será, es a otras cosas: a resolver los muchos problemas de los pequeños municipios de esta provincia, que no tienen ni para pagar las nóminas; a acabar con la política de ostentación y derroche que ha practicado en la anterior legislatura; a poner fin al alquiler del palacete de la plaza de las Monjas; a aclarar cuestiones como la del aeropuerto. Y en todos estos temas asegura que tiene mucho que decir Izquierda Unida. Lo que no cabe, al entender del viceportavoz del equipo de gobierno, es hacer oposición desde el puesto de presidenta de Corporación Provincial, como ha hecho el PSOE desde siempre a través de las administraciones públicas que han estado bajo su control, y después abandonar el lugar donde la han situado los onubenses tras caer derrotada en las municipales. Y hay datos antecedentes: fue lo que hicieron en la pasada legislatura Manuela Parralo o Cinta Castillo, entre otros.

Felipe Arias tiene opinión de cada asunto, de cada problema, de cada polémica, de cada actuación. Y se siente muy satisfecho –y agradecido– del puesto de viceportavoz, desde cual, siempre bajo las figuras principales de Pedro Rodríguez y de Francisco Moro, como no se cansa de repetir, trasladará a los ciudadanos la labor que realiza el equipo de gobierno. Algo que hoy no sólo se lleva a cabo a través de los medios de comunicación tradicionales sino también a través de los periódicos digitales y de las redes sociales, que tienen cada vez mayor presencia en Internet.

Y si se le pregunta por su futuro, por sus aspiraciones, dice que “en política hay que vivir el momento”. Por lo que su actual reto es cumplir con los cometidos que tiene encomendados. Y, ante todo, gestionar la Concejalía de Infraestructuras, que no es poco. En sus manos se encuentran los servicios esenciales de los onubenses: limpieza, basuras, alumbrado, asfaltado, mantenimiento… Todo lo que hace que los ciudadanos salten a la mínima, por lo que es imprescindible una dedicación permanente. En su negociado no se puede bajar la guardia. Felipe Arias lo tiene claro. Tan claro como que sin los colectivos vecinales no se puede llevar adelante esa tarea, por lo que su presencia en los barrios, donde tiene previsto realizar 450 actuaciones, es permanente: “El Ayuntamiento de Huelva ha sido pionero en la democracia real”. Que tomen nota los del 15-M.

Compartir.

1 comentario

  1. Que nadie duda en Huelva de su capacidad política? Entonces es que conoces muy poco Huelva, te puedo presentar a una docena de presidentes de asociaciones de vecinos con sus equipos directivos que ponen muy en duda su capacidad política.

Leave A Reply