La batalla de las guarderías

0

Niños en una guardería

(Texto: JAVIER BERRIO)     La educación es una asignatura pendiente en el sentido de que siempre ha resultado complicado alcanzar el consenso entre las fuerzas políticas para buscar la coincidencia de criterios que permita avanzar en el beneficio de los alumnos. En Huelva encontramos a personas ciertamente preocupadas por esta situación.

Profesora en una guardería.

Y alguien que lo está especialmente es Blas Rodríguez, presidente de la nueva asociación FASEI (Foro Andaluz del Sector de Educación Infantil), que viene a sumarse a las asociaciones del sector ya existentes y que nace por la necesidad de contar con una representatividad oficial en el momento de negociar y de relacionarse con las instituciones. Los centros conveniados, que son los que están representados por FASEI y otras asociaciones, son aquellos que cuando la administración ofertó a la sociedad guarderías y sólo contaba con el 10% de centros propios y con los de los ayuntamientos y diputaciones, con otro 20%, se sumaron al Plan de Apoyo a las Familias para ayudar en la educación de los más pequeños.

Uno de los temores que manifiesta el presidente de FASEI es que el 25% de los centros de educación infantil (las tradicionales guarderías), quede sin cubrir el próximo curso debido a varias circunstancias: la crisis económica y el hecho de que se estén conveniando o construyendo nuevos centros en zonas ya cubiertas e incluso donde la demanda ha disminuido.

Dentro de la problemática general de estos centros especializados en la enseñanza de 0-3 años, está el que se les obligue a ofertar la totalidad de las plazas bajo las condiciones de la Junta de Andalucía pero después sólo obtienen el abono de las ocupadas y se les niega cualquier posibilidad de ofertar el excedente de forma privada.

Por otra parte, asegura Blas Rodríguez que el coste medio mensual de una plaza es de unos 500 euros y la Junta mantiene el precio de 280 euros/mes, con lo que son los centros los que se ven forzados a bonificar la diferencia. Con estas cifras y con el hecho de que se está cobrando incluso con dos meses y medio de retraso y de que no se está revisando de acuerdo con el IPC desde hace tres años, se están poniendo en peligro la calidad de esta educación y muchos puestos de trabajo.

Hay que recordar que en la provincia de Huelva los centros conveniados son 55, 41 de ellos en la capital, y que es de la negociación de donde procederá la garantía de su futuro en calidad. La Mesa Sectorial Infantil andaluza, en la que se encuentran representadas todas las asociaciones patronales, casi todos los sindicatos, la Federación Andaluza de Municipios y la Junta de Andalucía, se reactivó gracias al esfuerzo que realizaron desde el colectivo de Centros de Educación Infantil de Convenio, comenzando todo el sector andaluz a caminar junto, excepción hecha de Almería que va por su cuenta.

Para Blas Rodríguez, “los centros de educación infantil (o conveniados) son sencillamente autoempleo y la administración abusa de nuestra vocación para que continuemos dando el servicio desde condiciones muy desventajosas”. No obstante, la problemática ha quedado superada en parte con la firma el pasado 21 de junio de un documento entre las partes que retrotrae la situación de los centros infantiles concertados a la que tenían hace 6 años cuando todavía estaban incorporados en la consejería de Bienestar Social y antes de incorporarse a la de Educación. Esto supone el cobro por parte de los directores del mes de agosto –puesto que el resto es percibido por los padres– y la recuperación del cobro del 100% de gasto de comedor cuando el centro haya cubierto el 75% de las plazas de dicho comedor.

Pero Blas Rodríguez, junto a otros compañeros de su movimiento, como Pepa Gavino, sigue convencido de que el período de 0 años hasta 3 años es esencial en el proceso evolutivo de los niños: “Lo dicen los filósofos, lo dicen los científicos, lo dicen los políticos. Ya perdimos el que el 0-6 estuvieran juntos, ahora tenemos que defender el que lo esté el 0-3 porque, exceptuando algunos lugares, los niños de 3 a 6 no han conseguido mejor calidad educativa con su paso a los colegios cuando los de 12 los abandonaron para acudir a los institutos”.

A todas estas dificultades, Blas Rodríguez une el Plan Educa 3 como otro obstáculo a su actividad. Al hacer la Junta de Andalucía y el Gobierno central suya la idea de la UE de que todos los niños de 0 a 3 tienen que estar escolarizados para el año 2013, se decidió que los ayuntamientos cederán los terrenos y después vendrá el dinero íntegro para la construcción de los centros, lo que para los directores de los centros conveniados supone una competencia absolutamente desleal porque es imposible, desde lo privado, competir con eso.

Compartir.

Leave A Reply