EL LABERINTO
Mirar a la sociedad
[Javier Berrio]

2

Javier  BerrioA medida que se acercan las elecciones autonómicas y en el convencimiento de que son de extrema importancia, nos vamos haciendo planteamientos de cómo puede contribuir al cambio cada cual, como siempre, desde el lugar que le toque. Asumo que hay personas que desean que las cosas permanezcan tal como están o que pase del socialismo al social comunismo, o sea, a la sobreabundancia de lo que ya padecemos. No obstante, el clamor de la calle va por otro lado. La sociedad, en su mayoría, expresa su deseo de que la variación sea en profundidad y que el partido que hoy gobierna deje de hacerlo, tanto solo como acompañado.

Quien quiere cambiar es la ciudadanía de Andalucía, cansada ya de tantos años de sistema socialista y de maneras tan poco democráticas. Así que lo importante es comprender que aunque un partido político (PP) será el autor material de ese cambio, es el electorado el que genera el mismo a través de sus demandas y de su voto. Se hace esencial, pues, mirar a la sociedad, escuchar qué es lo que quiere, cuáles son sus cansancios y qué cosas exigen para, así, caminar cómplices con ella. Recordar que en democracia los partidos políticos representan a los ciudadanos, pero no son los ciudadanos. Por ello hay que estar junto a ellos, mirar, preguntar, escuchar y comprender cuáles son las necesidades de los diferentes sectores sociales para ofertar y llevar a cabo la solución adecuada a tantos problemas como enfrenta el país de las ocho provincias.

Andalucía va a tener una oportunidad de oro para iniciar un cambio que podría convertirse en histórico porque supondrá, caso de darse, el inicio de un recorrido que puede llevarnos lejos. Toda una clase política podría ser sustituida por otra nueva a la que en principio habrá que suponerle ilusión por materializar políticas diferentes y eficaces. También en ese sentido habrá que mirar a la sociedad y extraer los candidatos que mejor la representen, lejos de endogamias de cualquier orden. Y lo importantes debería ser que esa nueva oleada de gobernantes venga a llevar a la práctica un programa de crecimiento de justicia para todos y en todos los niveles; un programa que aproveche la ocasión para comprometerse con la regeneración del sistema. Democracia es, ojo, una persona, un cargo, por ejemplo. Democracia es limitación de mandatos. Democracia es listas nuevas con despido de las viejas caras, excepto en aquellos casos en los que la excelencia traspase nuestras fronteras. Democracia es no permitir más fortunas conseguidas con dinero público. Democracia es hacer de Andalucía un país de igualdad de oportunidades y donde sea sagrado el principio de una tierra de personas libres e iguales. Democracia es limpieza, control del gasto, investigación de lo ya hecho y cuentas limpias. Democracia es que nada quede oculto. En Andalucía, democracia es la profundización en nuestro autogobierno. Y sobre todo, el gobierno que Andalucía precisa debería encargar a la sociedad que comande el país, desde el parlamento y desde todas las administraciones, pero también desde ese conjunto social sólo aparentemente descomprometido. Si se le da su oportunidad, .

Compartir.

2 comentarios

  1. Parece que las proximas elecciones autonomicas y nacionales van a experimentar ese tan ansiado cambio que proclama la derecha española, hasta hay todo correcto pero, la perdida del bastion de Andalucia historicamente socialista va a traer consigo una perdida del estado del bienestar que ya se ve con la factura a la sombra (antesala del cobro por visitar al medico de cabezera o especialista) tambien parece que con la llegada de Arenas las politicas sociales se pueden ir al traste, asi que si le añadimos que ni Arenas ni Rajoy nos van a sacar de LA CRISIS cabe preguntarse ¿que tiene de bueno cambiar de gobierno en la Junta? lo unico positivo que veo es darle un cambio politico a una Andalucia que lleva demasiado tiempo en manos del PSOE-A y bueno lo que haga ARENAS esta por escribir, asi que como el voto es lo unico que nos queda para meter en cintura los malos gobiernos y sus politicas, pues nada las urnas son SOBERANAS con matices y si el personal quiere cambios pues eso habra, pero insisto para mi el que gobierne Arenas va a ser mas de lo mismo y una perdida de medidas sociales. Saludos

  2. Para ver, hay que mirar, y si te interponen los obstáculos habituales de la telebasura, prensabasura, radiobasura, nunca llegarás a distinguir la verdadera imagen. Esa es la politica disuasoria que el Gobierno emplea para paliar los efectos de la crisis en las familias que mas necessitan ver, pero no saben mirar. Si esto es democracia, prefiero lo anterior.

Leave A Reply