El Fandi sale por la puerta grande de la Merced en un desangelado festejo

0
El Fandi fue el triunfador de la tarde. (Julián Pérez)

El Fandi fue el triunfador de la tarde. (Julián Pérez)

(www.ambitotoros. blogspot.com) Segunda de Colombinas, tras el intervalo glorioso de la novillada sin caballos del jueves. Corrida televisada por Canal Sur. Dos tercios de plaza en tarde de bochorno. Seis toros de José Luis Pereda y la Dehesilla (3º y 5º) de correcta presentación y juego diverso. Se cambia el orden de antigüedad por expresa petición de Manuel Jesús El Cid, que torea en corrida nocturna en El Puerto de Santa María y abandona la plaza tras pasaportar al cuarto de la tarde.

El Cid, de azul pavo y oro con remates en blanco. Saludos y oreja

Manuel Díaz El Cordobés, de azul marino y oro. Oreja y Silencio

David Fandila El Fandi, de berenjena y oro.  Ovación y dos orejas. Salió a hombros por la puerta grande de la Merced.

El Fandi, a hombros por la puerta grande. (Julián Pérez)

El Fandi, a hombros por la puerta grande. (Julián Pérez)

Andamos hoy menos apurados que el resto de días de Colombinas. Y.. les confieso que no sé qué contar. Nos resultaría más fácil excusarnos con la premura de tiempo habitual para evitar relatar con detalle una tarde anodina, de aquellas que dejan la sensación desde el inicio de los deja vu que diría un francés bien educado. Un auténtico coñazo que diría uno de Huelva un poco cabreado por dejar la playa, que anda descompuesto por la descompuesta prima de riesgo, y sudoroso por el calor de la tarde en que su querido cuñado le ha regalado las entradas para ir con la parienta o el legítimo a los toros en Colombinas para ver a tres toreros acomodados, con una oferta artísitica monótona, ya vistos, ya de vuelta, de muchas vueltas diría yo. La impresión, que los toros del propietario del coso de la Vega Larga se quedaron con algo dentro en una tarde de las que seguro que no hacen aficición.

A partir de aquí decir que los toros de la casa Pereda bien, gracias. Dicen mis datos, apuntados en una libreta psicodélica de Rayo Macqueen, que cuatro orejas. Y dice mi memoria incrédula que ¿donde cuatro orejas? Recuerdo como la más justa la que el torero de Salteras, El Cid, cortó en un trasteo interesante al que hacía cuarto, un toro de Pereda que demostró algo más de celo que el primero de su lote, del que nos quedamos con un buen par de Alcareño, un par de gustosas serie al natural y que derribó al caballo del picador que abría turno. Como contábamos, en el cuarto Manuel Jesús anduvo con temple por ambos pitones ante las embestidas nobles del de Pereda, justo de fuerzas pero repetidor y nobletón el negro mulato. Una eficaz estocada caída facilitó el corte de una oreja. Luego, corriendo, pide permiso y se despide de todo el mundo para coger un “parato”, también llamado “cótero” que lo esperaba en la Ciudad Deportiva de nuestro Recre para que lo llevase a El Puerto de Santa María a matar una corrida nocturna de Torrestrella junto al ausente de Colombinas, Ponce, después de dos décadas de presencia interrumpida.

'El Cordobés' fue fiel a su estilo tremendista. (Julián Pérez)

'El Cordobés' fue fiel a su estilo tremendista. (Julián Pérez)

Manuel Díaz “El Cordobés” cortó otro apéndice a su primero, que fue el sobrero, que salió por el que debía abrir plaza y por los motivos contados hizo segundo y, al final, fue devuelto por cojo ( supone un renglón la tontería). Faena insulsa, remate de la casa con saltos de la rana poco baltrácicos y petición burocrática y oreja al esportón del simpático madrileño. Al quinto de la tarde le hubiera cortado otra si no fuera porque vino abajo tras un trasteo ligado y falto de apreturas y gusto.

El Fandi fue el ¿triunfador? del festejo tras cortar los apéndices de su segundo enemigo que cerraba plaza y tostón. Un toro que nos gustó y al que le enjaretó el granadino una faena sin alma, tras un buen segundo tercio donde destaca un gran par de poder a poder y un fallo en el que intentó al cuarteo. Con la muleta, rápido, rápido, y ligero y recto y al hilo y todo rematado con una estocada bajuna recibiendo, que debe ser marca de la cuadra Matilla, lo de recibir al toro para pasaportarlo, digo. Las dos orejas, inexplicables. A su primero, tercero de la desangelada tarde, le quiso hacer las cosas bien, nunca remontó vuelo y el flamear de pañuelos tras finalizar su faena resultó insuficiente.

El Cid realizó una buena faena que fue merecedora de una oreja. (Julián Pérez)

El Cid realizó una buena faena que fue merecedora de una oreja. (Julián Pérez)

Y entonces, burla burlando van los 600 palabros y esto queda resuelto con la convicción firmísima, despues de lo del jueves, de que cada vez nos gustan más las novilladas sin caballos.

Los diez detalles de la Dama de los Leones

. Se altera el turno. El Cid mata el primero y el cuarto, a pesar de corresponderle el segundo lugar en el cartel, pero un helicóptero le esperaba a las afueras de Huelva para llevarlo al Puerto de Santamaría, donde mataba otra corrida de Torrestrella en un festejo homenaje a Fermín Bohórquez (padre). Insólita imagen del torero de Salteras que se fue a mitad de la corrida con palmas de Huelva.

. Toros de Pereda. Con buena presentación y de distinto juego… ‘Navegante’, el cuarto, tuvo clase, aunque le faltó un tranquito. El quinto presentó complicaciones y el sexto fue algo violento, pero con mucho carbón y transmisión.

. El Cid esta temporada lo tiene más claro que en otras, se le ve. Buena tanda por el derecho a su segundo cuando lo tenía sometido. Muy relajado como si no tuviese cuerpo.

. Pañuelo verde para el segundo de la tarde. En una media verónica de El Cordobés se lastima la mano izquierda y el presidente no se lo piensa, aunque los cabestros hoy no se han ganado el sueldo porque el de Pereda se colocó frente a toriles y se fue solito.

. El segundo bis ignora al Cordobés cuando coge la muleta y por su carácter le provoca risa. A su estilo, estuvo muy profesional y valiente. Metió el toro en la canasta, saltaron las ranas y también los pañuelos. Con el cuarto, más complicado, estuvo muy firme y sabiendo que no le iba a perdonar ningún fallo. Dos faenas de dominio, molestándose por el corte del pasodoble de ‘Nerva’.

. El Fandi y sus banderillas. Con gran técnica puso todos los pares en todo lo alto, a pesar de fallar en uno porque un palo se partió. No obstante, hizo disfrutar a los tendidos con una seguridad arrolladora propia de un atleta de olimpiadas lo que le valió para cruzar el ansiado umbral.

. Los tres diestros con los mismos tonos en sus ‘vestíos’, predominando el azul marino

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies