Siete orejas en la corrida de rejones: 4 para Ventura y 3 para Leonardo Hernández

0
Espectacular imagen de la plaza de toros de Huelva durante la corrida de rejones en la tarde del domingo. (Julián Pérez).

Espectacular imagen de la plaza de toros de Huelva durante la corrida de rejones en la tarde del domingo. (Julián Pérez).

(www.ambitotoros. blogspot.com) Plaza de toros de La Merced. Tarde de bochorno y cuatro quintos de plaza. Festejo de rejones que cierra el ciclo de Colombinas 2011. Seis toros de Fermín Bohórquez de magnífica presentación y juego desigual, destacando por arriba el quinto y por debajo primero y cuarto.

Pablo Hermoso de Mendoza, ovación y ovación.

Diego Ventura, dos orejas y dos orejas.

Leonardo Hernández, oreja y dos orejas.

Diego Ventura dio sobradas muestras de su arte en el festejo del domingo. (Julián Pérez)

Diego Ventura dio sobradas muestras de su arte en el festejo del domingo. (Julián Pérez)

Y se fueron las Colombinas y nuestro compañero de palco de la agencia Efe nos cuenta que se irá con pena, que Huelva es de la ferias de buen torero, buena gente, buena gastronomía y buenas playas. Un cocktail explosivo y sugerente para estas canículas donde los idus de agosto se hacen notar. Le quedan en el camino del cronista itinerante, Almería, Illumbe, Albacete y las ferias otoñales de Madrid y Sevilla. Nos da cierta envidia y cierto alivio. En esta casa andamos con la lengua fuera. La norma es el sorteo matutino a las 12 en punto de la mañana, alguna convidada con nuestros amigos, los entrañables veterinarios Nacho, Joaquín Antonio… la presidencia amable e incluso la empresa (que hoy ha pagado, que conste). Luego comida de despedida y agradecimiento en el Hotel Monteconquero, con Jorge Buendía, su esposa Virginia y los Buediines que trae la cigüeña, con Inma León y compaña, que nos firma los detalles del festejo, y con Juan Moreno, que ejerce de malvado cuando el corazón se le sale por los poros del rostro. Juan Carlos Gil nos cambia por la compañía de José Antonio Márquez y su Entendidos de la CNH, él verá. En fin una paliza que se disfruta pero pasa factura en las romanas y las relaciones caseras.

Leonardo Hernández, en una bella estampa del rejoneo. (Julián Pérez)

Leonardo Hernández, en una bella estampa del rejoneo. (Julián Pérez)

Luego la corrida de rejones, con seis toros de Fermín Bohórquez que son los que quieren estos caballeros, grandes, pesados, galopones de inicio, suavones a medida que los fierros les hacen mella y parados al final para que los jacos se les monten encima.

En la mañana veíamos por el patio de cuadrillas, hoy patio de caballos, las hermosas presencias de los jacos, portugueses en su mayoría, algún tres sangres y algún lusoarabe.

Da gusto ver el señorío de Hermoso de Mendoza, su monta magistral, su dominio sobre Garibaldi, pleno de capacidad y pulcritud, y Pirata, que logra encelar a los toros más reticentes, lo poderoso de sus piernas y lo sencillo de sus riendas. En su primero, un pasmarote, se lució en una monta clásica rematada mal con los rejones de muerte y acabo pie a tierra para rematar al de la casta murubeña. En el cuarto volvió a estar bien con Manolete y con Machado, pese a algún renuncio del caballo, y con Pirata remató la faena que nunca tomo el vuelo necesario.

Ventura lleva años llamando a las puertas del Olimpo. Hoy en Huelva se ha escenificado el cambio de poderes. El viejo maestro renuncia al cetro que mantiene la última década y media y el joven aspirante se encuentra en el momento álgido de su carrera y sabe apretar espuelas en los momentos claves de la lidia. Nazarí Sureste y Califa saben mantener la atención en el segundo de la tarde, torero a dos pistas (de costado me enseñaron que se llamaba aquello), quiebros de cercanías, banderillas cortas importantes y efectividad con el rejón de muerte. En el segundo, ante quizá el mejor toro del encierro, sacó toda la artilleria, la imponente presencia de Wellington, Morante y sus ganas de comerse los toros y Califa, con el espíritu de Distinto rondando por el ruedo. Mata de un doble intento sin soltar, sin pasar y corta dos orejas que son paseadas al compás de palmas por Huelva.

Hermoso de Mendoza fue el único que se fue de vacío en la tarde en la cuarta de Colombinas. (Julián Pérez).

Hermoso de Mendoza fue el único que se fue de vacío en la tarde en la cuarta de Colombinas. (Julián Pérez).

El trono del torero a caballo se estremece, y los lugares de privilegio del acorte tambien. Leonardo Hernández es poseedor del sentido del tacto sobre los corceles, que atesoran la doma paterna en su formas, de cara recogida y obediencia inmediata. Luego de recibir al que hacía tercero con cairel y endosarle dos rejones, como toda la tarde hicieron los caballeros rejoneadores exceptuando el sexto, el que el propio extremeño dejó más entero para poder cortar las orejas, pues luego decíamos y ante la incierta acometividad del de Fuente Rey, que incluso puso en dificultades a su hermano Nicolás, supo el joven aspirante al trono de los caballista firmar una faena de poder y seguridad, siendo tocado en varias ocasiones a lomos de OH31, realizando las suertes con pureza y clavando siempre al estribo. En el que cerraba plaza, que dejó Hernández más entero, firmó una faena de entrega, de galopadas intensas, de cercanía en el riesgo y logró dos orejas con las que se clausuraba la tarde y el ciclo colombino 2011.

La tarde del domingo fue de auténtico bochorno en el coso de la Merced. (Julián Pérez)

La tarde del domingo fue de auténtico bochorno en el coso de la Merced. (Julián Pérez)

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies