Barrera, Sánchez Vara y Espartinas triunfan en tono menor en Valverde del Camino

1
Valverde vivió una buena tarde de toros.

Valverde vivió una buena tarde de toros.

(www.ambitotoros.blogspot.com) Tres toros del Chaparral: el primero, rabón, el mejor toro de la corrida; segundo de excelente presentación, que se rajó; y sexto que sirvió. Abantos de salida y nobles y de buen juego y tres de Carmen y Araceli Pérez de buen juego, colaboradores y de escasa fuerzas el quinto.

Antonio Barrera, oreja y silencio.

Sànchez Vara, ovación y oreja.

Agustín de Espartinas, oreja y silencio.

Tarde calurosa, tres cuartos de entrada, minuto de silencio por Joselito Romero

En el ecuador de su feria taurina, Valverde del Camino continúa con un festejo mayor auspiciado por el éxito del espectáculo de los recortadores del día anterior y el multitudinario manifiesto matinal típico por estos lares. Se estrenaba en el palco el nuevo presidente, Jose Antonio Romero, y un nuevo delegado gubernativo. En todo caso, los políticos dejan paso a los aficionados.

Se recuerda al inefable Joselito Romero tantas veces triunfador y además en labores diversas otras muchas ocasiones.

Además de estrenarse el callejón en festejos de feria, el interés de la tarde se centraba en el debut en corrida de toros de El Chaparral, el hierro de Juan José Blanco. La crónica por impositivo legal al no tener el equipo taurino el don de la ubicuidad la firmaremos en la hacienda del Zapatero al alimón Jose Ángel Ruciero, como primer espadam y García-Baquero, como prometedor maletilla, por tanto, las culpas a medias.

El primer toro abanto dio pocas opciones con el capote, Barrera, que venía lanzado tras su triunfo en una plaza de primera como es la Malagueta, confirmó en Valverde el buen momento y lo torero de su actitud. Ante este toro se quedan en la retina unos ayudados por la izquierda, aunque se lució por ambos pitones en faena larga y de mucha enjundia, mató de pinchazo y estocada y cobró una oreja importante que suponía un prometedor inicio del festejo. El ganadero podía respirar tranquilo.

Al cuarto de la tarde, un astifino toro de Carmen y Arceli Pérez, colorado, veleto del derecho, zurdo y bizco, y al que recibió con una alegre saludo capotero. Luego en banderillas el subalterno Paco Peña pierde pie y el oportuno capote de Agustín de Espartinas evitó males mayores, ya con la muleta el toro acusó la falta de fuerzas, estando el sevillano por encima del toro en una faena fundamentada en la mano derecha. Anduvo desafortunado con la tizona y tras dos intentos y dos descabellos vio silenciada su labor. Honroso paso de este torero de plaza grande por Valverde y que se ha ganado según cuentan la plaza que Cayetano deja libre en Málaga.

Sánchez Vara se presentaba en el coso de la Calleja de los Carpinteros como triunfador de la feria del pasado año. El primer toro de su lote, de magnífica presentación y se mereció el aplauso del respetable al salir de toriles. Ya saben que en Valverde se entiende de toros y se ve por la mañana en el manifiesto, por lo que se espera a la tarde con expectación. Le recetaron medicina de puya en buen sitio y con buen son por parte de Alfonso Gallego. Sánchez Vara quiso lucirse en banderillas y sólo pudo poner dos pares, Luego con la muleta, el toro cantó la gallina y no quería líos. Buscó descaradamente las tablas, donde el manchego lo fue a buscar poniéndolo todo. Poco pudo sacar sin embargo de este pozo grande y hondo, pero seco de bravura, una estocada, descabello y nueva estocada tras un aviso fueron los prolegómenos de la ovación definitiva.

Al quinto dela tarde lo recibe de rodillas con larga cambiada, previa a unos buenos lances, mostrando así sus ansias de triunfo, corroboradas tras un leve puyazo, que apenas rompió el pellejo, y un brillante tercio de banderillas culminado con un arriesgado par al violín y tras brindar a Juan Antonio Ruiz Espartaco, comenzó de torera forma sentado en el estribo, para algo debía servir el callejón, una faena variada y pinturera que tuvo momentos álgidos por ambos pitones, dándole fiesta al toro y conectando con el ferial público valverdeño. Pinchazo y estocada sirvieron para cortar una oreja que hubieran podido ser dos si mata a la primera. El presidente de la plaza estuvo en su sitio de buen aficionado y no concedió el segundo trofeo solicitado.

El de Espartinas, que fue el único de los espadas que echó por delante al de Carmen y Araceli Pérez, astifino y bien armado, descarado de pitones, que eran todos sus argumentos, brindó a su madre, que presenció el festejo cámara en mano. Inició la faena muy despaciosamente al natural, queriendo hacer las cosas bien, hilvanó uno de los mejores momentos de la tarde, recordando la escuela sevillana. Torero y profundo por ambos pitones, supo cuajar al toro igual que mañana pretenderá sin duda corroborar en la Maestranza, faena redondeada con una buena estocada de efectos fulminantes.

Merece oportunidades el de Espartinas. A su segundo lo recibió primorosamente en unos ajustados lances de recibo por verónicas, a partir de ahí y ya con la flamula en la mano, enjaretó toreo de muchos kilates, de mano baja, del bueno. Sin embargo a mitad de faena la cosa se ensombrenció, se vino abajo y culminó con un sublime bajonazo que marcaba el ánimo del torero.

Tarde en definitiva de interés para el aficionado, de matices y que supone un argumento de continuidad para la feria de Valverde del Camino es estos complicados momentos

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies