OFF THE RECORD
Bendito micrófono
[Lorena Martín Montilla]

0

Lorena Martín MontillaSon cosas del directo. Las verdaderas noticias son las que nuestros políticos no esperan airear entre los medios. Aquellos deslices que, a pesar de las cicatrices que deja el amargor de la vida pública, siguen cometiendo como infantes en el patio del colegio. Los asesores en comunicación e imagen, curtidos bajo los focos, dejan sus mejores lecciones para las intervenciones mediáticas de los patrones que son escudriñados al milímetro en cada obra donde salen a escena. Los políticos a veces pecan de guardar silencio ante la tempestad y, otras, se convierten en titular de apertura al dejar fluir sus vicios y sus miedos ante un micrófono que creen cerrado. Sin saber que los escuchan dejan su cuerpo desnudo con un tímido velo que permite entrever las verdades calladas.

“Lo que tú necesitas para saber esto son dos tardes”. Esta gloriosa frase del que fuera Ministro de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla, fue escuchada por un colmado auditorio que acababa de recibir una lección magistral de Rodríguez Zapatero sobre la (in) consistencia de la economía española. El maestro reprendió al aventajado alumno tras confundir uno de esos términos impronunciables que utilizan para ilustrarnos sobre las bondades del sistema financiero. Pero no hubo mayor preocupación; en dos tardes tendría a su alcance todo lo necesario para gobernar un país en materia económica. Solucionado; un Presidente no precisa saber más. Bendita clase política.

Zapatero es un gobernante peculiar, maquiavélico según José García Abad, al que le gusta compartir sus divagaciones con periodistas amigos que ensalcen su porte presidencial. Sin saber que los micrófonos recogían sus palabras, y tras vender su gestión a Iñaki Gabilondo, admitió sin cortapisas que “nos conviene que haya tensión”. Tres puntos y partido. Después de aferrarse hasta la saciedad a la idea de que los españoles éramos merecedores de unos políticos afables, capaces de llegar a entendimiento dejando sus disputas bajo llave, el Presidente reconoce que si quieren ganar votos tienen que seguir batallando sin importar el derramamiento de sangre. Bendita clase política.

Más recientemente -la admirada y odiada a partes iguales- Esperanza Aguirre creyendo que no los oían tuvo una interesante conversación con su “amigo” Gallardón que nos deja igual de preocupados ante el posible cambio de gobierno. Quedó palpable el mismo mal endémico: “He visto que te vas a gastar 25 o 35 millones de euros. Menos mal que tenéis dinero, qué suerte. Nosotros no tenemos ni un puto duro”. La respuesta del alcalde de Madrid fue un rotundo “nosotros tampoco”. El Consistorio tiene una deuda de 7.200 millones y la Comunidad de 14.100 millones. El agujero es más profundo de lo esperado pero no importa; seguirán derrochando sin pudor y pidiendo adelantos bancarios, eso sí, con billetes usados de la última versión del Monopoly. Bendita clase política.

Lo que no quieren contarnos, a veces, encuentra su cauce de la forma más inesperada. Un simple olvido técnico deja sin abrigo a los políticos que, confiados tras el cierre del parlamento, dan rienda suelta a sus desdenes con el micrófono abierto. Gracias a ellos, sabemos que un Presidente no tiene por qué conocer cómo funciona el sistema financiero de su país; puede aleccionarnos con un señorial discurso sin entender sus postulados. Bendita clase política que deja a los mejor preparados en la cola del paro. También sabemos que la pugna de líderes y la crispación son un arma arrojadiza que se lee en clave electoral por encima de la búsqueda del bienestar social. Y todo ello, en medio de una crisis sin final que ha dejado en sequía las arcas públicas. Nos venden presupuestos ficticios a los que nos aferramos como cachorros desvalidos, ingenuos, errantes. Pero siempre queda el altavoz que no todos pueden silenciar. Bendito micrófono. Como decimos en el argot periodístico, son cosas del directo.

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies