IU propone la revisión del Plan de Usos Portuarios del Piedras

1

Izquierda Unida y el Movimiento por la Unidad del Pueblo-Republicanos (MUP-R) han presentado una moción para el pleno del Ayuntamiento de Cartaya del próximo mes de septiembre en la que proponen la revisión del actual Plan de Usos Portuarios del Río Piedras y la desvinculación del proyecto de ampliación de las instalaciones del Club Náutico Río Piedras, promovido por la Agencia Pública de Puertos de Andalucía (APPA) y el anterior gobierno municipal del PSOE y que supondría la destrucción de una marisma, la ocupación de 30.000 metros cuadrados en tierra y otros 190.000 en la lámina de agua del río.

El 28 de agosto de 2009, la Junta de Andalucía aprobó el Plan de Usos Portuarios de la Ría del Piedras, mediante el cual pretendía ordenar la presencia de embarcaciones de recreo y pesqueras en esa vía fluvial. Dicho plan no obedece a la necesidad de preservar los recursos pesqueros, el medios ambiente y el paisaje en esa zona del municipio sino que desde el principio tuvo como objetivo dar respuesta a la supuesta demanda de amarres que se debería derivar de la construcción de urbanizaciones de lujo en la zona de El Rompido, obedeciendo a planes urbanísticos diseñados antes de la crisis provocada por el estallido de la burbuja inmobiliaria.

En lugar de reducir la ocupación de la lámina de agua por parte de las embarcaciones de recreo y eliminar los actuales fondeos, el plan contempla un crecimiento del número de barcos, que pasa de los 2.000, según estimación de la propia APPA, dependiente de la Consejería de Obras Públicas y Transportes, en el momento de redactar el plan a 2.565. Esa previsión de crecimiento no estuvo respaldada en ningún momento por estudio alguno sobre la capacidad que tiene el río de acoger embarcaciones sin que se vean comprometidos el medio ambiente y los recursos pesqueros que allí se generan.

El plan no responde a las necesidades de los usuarios de los clubes náuticos de disponer de unas instalaciones dignas que permitan reordenar la presencia de barcos pequeños, grandes o medianos mediante pantalanes flotantes, de manera que ocupen el menor espacio posible en el río, como siempre han reclamado esas personas. Muy al contrario. Con la excusa de la reordenación, el plan se ha convertido en un instrumento para expulsar a los usuarios más modestos y dejar espacio para los de alto poder adquisitivo, al tiempo que con los proyectos de ampliación de instalaciones náuticas contemplan en algunos casos, como el del Club Náutico Río Piedras, la ocupación de espacios de alto valor ecológico y la destrucción de la marisma para la construcción de edificios que nunca han reclamado los usuarios de ese club y que no son necesarios para la actividad náutica. En cualquier caso, dependencias previstas en ese proyecto de ampliación, como el edificio que albergaría la capitanía marítima del río Piedras, deberían localizarse en el puerto de El Rompido.

Por otro lado, y siguiendo con el caso de la ampliación Club Náutico Río Piedras promovida por la APPA y el anterior gobierno municipal del Ayuntamiento de Cartaya, hay que recordar que ese proyecto afecta de forma negativa a una zona declarada Lugar de Interés Comunitario (LIC) por la Unión Europea, por lo cual la Oficina del Defensor del Pueblo Andaluz tiene abierta una investigación. Ya un anterior proyecto de construcción de una dársena en ese lugar dio pie a que la UE abriese una investigación y a la renuncia por parte de la Junta de Andalucía a llevarlo a término.

En su moción IU y el MUP-R proponen que el Ayuntamiento de Cartaya se desvincule del proyecto de ampliación del Club Náutico Río Piedras y lo rechace por no adecuarse a las necesidades reales de los usuarios de esas instalaciones y contemplar actuaciones ajenas a la actividad de esa asociación. También se pide a la Consejería de Obras Públicas de la Junta de Andalucía la revisión del actual Plan de Usos Portuarios de la Ría del Piedras al objeto de que éste sirva para proteger el río; ordenar la presencia de embarcaciones pesqueras y de uso recreativos, y hacer compatibles la práctica de deportes náuticos con el medio ambiente y la actividad pesquera. Dentro de esa revisión del plan IU y el MUP-R consideran que se debe proceder a un redimensionamiento de los proyectos de reforma o ampliación de las instalaciones de los distintos clubes náuticos con el objetivo de sustituir los actuales fondeos por amarres en pantalán. En este sentido, los puntos de amarre en pantalán, que en actual plan están concebidos para barcos con un mínimo de ocho metros de eslora, deberán tener las medidas necesarias para satisfacer las necesidades de los actuales usuarios de las instalaciones náuticas.

Otras propuestas incluidas en la moción son la petición a la Junta de dos estudios, uno sobre la capacidad de acogida de embarcaciones, tanto de recreo como pesqueras, que tiene el río sin que se vean perjudicados el medio ambiente y los recursos pesqueros, con el fin de establecer el número máximo de barcos en la lámina de agua, y otro sobre los recursos pesqueros del río Piedras con el fin de contribuir a su protección. IU y el MUP-R también quieren que el pleno exprese su apoyo a los pescadores y marineros de El Rompido y pide a la Junta de Andalucía la aplicación de los acuerdos alcanzados en 2009 para que estos tengan espacios de uso exclusivo tanto en tierra como en el río para desarrollar su actividad.

Compartir.

1 comentario

  1. Menos mal que alguien se procupa de parar als barbaridades que Millán se inventó para darle gusto a los especuladores.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies