La Virgen de Montemayor ya descansa en Moguer

0
Traslado de la Virgen de Montemayor.

Traslado de la Virgen de Montemayor.

Como un año más Moguer se echó a la calle en la tarde noche de ayer para acompañar a su Patrona en el tradicional traslado desde su ermita, ubicada en el coto de Montemayor, hasta la iglesia parroquial, en un multitudinario acto en el que quedó demostrado el amor que los vecinos profesan a su Señora.

Arropada por la devoción de todo un pueblo y conducida por sus costaleros, la Virgen de Montemayor recorrió los casi dos kilómetros que separan su casa chica de la Iglesia de Nuestra Señora de la Granada, donde presidirá los actos que en su honor se celebren con motivo de la Velada de septiembre.

Entre vivas y aplausos, y pese a la amenaza de lluvia, la reina de los moguereños partió hacia la localidad juanramoniana pasada las 19.00 horas, acompañada por la directiva de la Hermandad Matriz, que preside Joaquín Luís Domínguez, los Mayordomos de la Romería 2011, la Escuela de Tamborileros y cientos de moguereños que no quisieron dejar sola a la Virgen durante todo el recorrido.

Uno de los momentos más emotivos se vivió en la entrada a la localidad, donde centenares de moguereños se concentraron para dar la bienvenida a su Patrona, entre ellos la Corporación Municipal encabezada por el Alcalde Gustavo Cuéllar. Este mágico momento se vio realzado con el espectacular rosario de antorchas, que inundó con sus destellos una noche inolvidable para todos los devotos de Montemayor.

Ni la amenaza de lluvia, ni el cansancio impidieron a los moguereños salir un año más a la calle para recibir a su Patrona y conducirla a su casa grande, donde hizo su triunfal entrada al filo de la medianoche, entre el cariño y la emoción de sus fieles.

Actos previos

Si bien la lluvia no consiguió deslucir el traslado, si impidió que el Rosario de la Aurora, marcado para las siete de la mañana del mismo domingo, tuviera que realizarse en el interior del templo y no en procesión por las calles de la localidad.

Finalizado el acto, los asistentes se trasladaron a la ermita de Montemayor, donde se celebró la eucaristía y se procedió, por parte de la Matriz, a cumplir con la tradición de colocar los varales en las andas de la Virgen para permitir a los costaleros amarraran un pañuelo en el sitio que más tarde ocuparían para llevar a su Patrona en procesión hasta su casa grande.

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies