ANPE estima que la pérdida de horas por problemas de conflictividad en las aulas supone un coste de 367 millones

0

Una profesora explica en una clase.

(Texto: José Carlos Aguado)    367 millones de euros. Éste es el coste económico estimado que paga el erario público andaluz como consecuencia de las cuantiosas horas lectivas que se pierden cada curso a causa de los problemas de conflictividad en las aulas. Cada minuto que un profesor tarda en lograr que sus alumnos se tranquilicen, se sienten y se callen para poder impartir la clase, muchos euros se pierden por la alcantarilla de la Educación.

Un estudio elaborado por el sindicato profesional ANPE de la Enseñanza Pública en todos los centros educativos de la provincia de Huelva ha permitido establecer que el promedio de pérdida de horas lectivas por situaciones de conflictividad se sitúa en una hora y media por profesor y día. “Si el salario medio por hora es de 20 euros, la cuantificación económica de estas pérdidas asciende en nuestra comunidad a 367 millones de euros”, concluye este informe realizado a lo largo de los últimos cuatro años.

La cifra no es baladí, especialmente ahora que la crisis y las ingentes deudas que asfixian a las administraciones están justificando recortes y controvertidas medidas de ahorro en el sistema educativo.

“El gran problema de la educación no está en la ratio ni en el número de profesores ni si éstos son buenos, malos o regulares, el gran problema es que los que hoy en día imparten docencia pierden muchísimo tiempo en lograr dar la clase. Y en muchos casos ni se consigue. Se pierden millones de horas de trabajo por esta cuestión. Y, por lo tanto, muchísimo, muchísimo dinero”.

El presidente de ANPE en Huelva, Jesús María García, está convencido que una de las más eficaces y rentables medidas para evitar gastos innecesarios en la educación andaluza y espantar el temor a que se amplíen las horas lectivas como ha ocurrido en comunidades como Galicia, tendría un coste cero: una ley por la cual el profesor sea reconocido como autoridad.

“En Andalucía aún seguimos reclamado esta norma que fue rechazada por el PSOE en el Parlamento. Actualmente, lo que existe es una instrucción del fiscal jefe del TSJA a los fiscales de las audiencias provinciales para que las agresiones verbales y físicas al profesorado se procesen como atentado a la autoridad en ejerció de su función. Una ley permitiría despejar cualquier duda a la hora de enjuiciar casos concretos”, señala.

Los últimos datos del Defensor del Profesor, un servicio de ANPE a disposición de los docentes que necesiten ayuda, apoyo y orientación ante cualquier tipo de acoso en las aulas, les da la razón. Mientras que en autonomías como Madrid o Valencia donde el profesorado es considerado por ley autoridad la conflictividad se redujo considerablemente, en Andalucía los casos atendidos por el Defensor se dispararon un 30 por ciento alcanzando la cifra de 263.

“Este asunto tendría que estar resuelto desde hace muchísimo tiempo. Hacer hincapié en normalizar el desarrollo de esta profesión y que se pueda entrar e impartir clase tranquilamente sería bastante más efectivo que todos los recortes que se plantean en el sistema educativo. Aunque aquí se nos ha dicho que no se va a tocar la Educación, no nos podemos fiar de manifestaciones realizadas en momentos preelectorales”, indica García.

El presidente de ANPE en Huelva advierte de que la adopción de medidas como aumentar el número de alumnos por clase para ahorrar costes provocaría una mayor conflictividad en las aulas y más casos de violencia escolar. El caldo de cultivo, sostiene, ya lo están cociendo los propios políticos “que están dedicados a ponernos como tapita para los leones como si fuésemos los culpables de lo que ocurre a esta sociedad, como si los profesores fuésemos unos privilegiados que tenemos trabajo, que no hacemos nada y servimos para poco”.

A falta tan sólo unos días para que arranque el curso 2011-2012, los maestros y profesores sienten que les están robando su autoridad moral. Y esto tiene un precio: 367 millones de euros.

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies