CALLE PUERTO
El Templo de la Carne
[Rafael Pérez Unquiles]

0

Rafael Pérez UnquilesLa situación de Valverde del Camino clama al cielo. Es simplemente insostenible. Y lo que resulta increíble es que quienes han llevado a este municipio al estado de ruina en el que hoy se halla, es decir, los integrantes de los sucesivos gobiernos socialistas, digan ahora con absoluto descaro e imprudencia que la gestión por ellos realizada en ese Ayuntamiento ha sido poco menos que ejemplar y eficaz. No. Mire usted, si la gestión hubiera sido eficaz el Consistorio al frente del cual está hoy la popular Loles López sería complicada, cierto, pero muy diferente. La gota que ha colmado el vaso han sido las facturas que ha sacado a la luz el periodista José Carlos Aguado en las páginas de El Mundo: escandalizan a cualquiera. Y no porque recojan cifras de gastos en comidas y copas desorbitadas -que lo son- a cuenta de una Visa Platinum municipal, sino porque ese Ayuntamiento no se encontraba ya en esas fechas para semejantes dispendios.

Por ejemplo, entre las facturas que ha puesto encima de la mesa el diario El Mundo hay una de casi 600 euros de una comida celebrada en un restaurante de Milán conocido como ‘El Templo de la Carne’ coincidiendo con la feria del calzado que tiene lugar en esa capital italiana y en la que participaron cuatro firmas valverdeñas. Dice Miguel Ángel Domínguez, que es el ex alcalde socialista de Valverde y actual delegado de Obras Públicas, que invitar a determinados industriales a comer mientras están exponiendo el nombre de Valverde del Camino “forma parte de un trabajo muy concreto” que él no considera un gasto sino, al contrario, una “aportación al esfuerzo conjunto de buscar mercados con los que construir entre todos un Valverde más próspero”.

Perfecto. Pero ¿qué pasa si la economía de Valverde no se puede permitir pagar esa factura? ¿Qué ocurre si los valverdeños no cuentan con el dinero suficiente para invitar a esos industriales a saborear las suculentas carnes que les pusieron en sus platos? Esa es la cuestión. Si un Ayuntamiento tiene una economía más o menos saneada, se podrá permitir determinados detalles o, mejor expresado, determinados lujos. Pero si está en la bancarrota hay gastos que, por más legales que sean, éticamente y moralmente no se pueden asumir.

En fin… Domínguez no ha sido un buen administrador para Valverde. Resulta evidente. De otra forma no se hubiera gastado 600 euros en el ‘El Templo de la Carne’ de Milán. Más bien hubiera dirigido sus pasos hacia otros templos en los que hincar las rodillas y rezar para que alguien con poder saque a su pueblo de la ruina. Y para eso ni siquiera tendría que haber ido a Milán. En Valverde, todos los sabemos, hay excelentes iglesias que dan el perfil. Más cerca y más barato, imposible.

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies