La Policía halla indicios de que pudieron ser dos las armas utilizadas en el tiroteo que provocó la detención de los Cortés

7

Juan José Cortés, en el momento de salir en libertad, (Julián Pérez)

(Texto: ROSA FONT) Mantuvo el pacto de silencio que El Torrejón había sellado dos días antes, cuando varios disparos hicieron saltar de la cama a la mitad del barrio. Juan José Cortes, el padre de la pequeña Mari Luz (asesinada el 13 de enero de 2008), enmudeció ayer a la salida del Palacio de Justicia y sólo quiso hablar con gestos: alzó su mano para mostrar una señal de victoria a las decenas de periodistas y curiosos que se agolpaban a las puertas de los juzgados antes incluso de que llegara el primer magistrado.

La imagen de un Cortés sereno y victorioso cerraba el primer capítulo de una detención (en la madrugada del 21 de septiembre), la de los cinco miembros varones de la familia, que durante 48 horas ha vuelto a poner en la picota el nombre y el caracter del padre de Mari Luz, despedazado y criticado por tertulianos de toda clase por la entrada de Juan José Cortés en una carrera política que podría truncarse con esta reyerta familiar y llegar a ser más corta de lo que hasta ahora, a las puertas de las elecciones generales del 20-N, se podía intuir.

Juan José Cortés es abrazado por sus familiares. (Julián Pérez)

Después dos noches durmiendo en los calabozos de las Comisaría de la Policía Nacional, los Cortés volvían a sus casas. El titular del Juzgado de Instrucción 4 de Huelva, Javier Pérez Minaya, decretaba la puesta en libertad con cargos de Juan José Cortes, su padre Juan, sus hermanos Diego y Valentin, y su cuñado Vicente, a los que imputa los delitos de lesiones, amenazas y daños. Fuentes judiciales consultadas por este diario confirmaron que además se les impone a todos la obligación de firmar en sede judicial los días 1 y 15 de cada mes. Como medida cautelar el juez impone una orden de alejamiento y la prohibición de comunicar con el tío materno del padre de Mari Luz, que resultó herido en el tiroteo en la madrugada del 21 de septiembre.

“Los que los habían acusado, los han perdonado… han quitado la denuncia”, afirmaba la única voz que se pudo escuchar a las puertas del Palacio de Justicia, la de la madre de Juan José Cortes, Mari Luz Fernández. Ni la Subdelegación del Gobierno ni las fuentes judiciales consultadas tienen constancia de que se haya retirado denuncia alguna, paso que en cuaqluier caso no influiría en el proceso, que seguiría de oficio.

Juan José Cortés es conducido esposado al interior del Palacio de Justicia. (Foto: Julián Pérez)

Casi cinco horas antes de que volviera a poner los pies en la calle, el padre de la pequeña Mari Luz recorría, entre flashes y cámaras, el mismo camino que siete meses antes realizó el hombre que acabó con su hija (tenía cinco años), el pederasta Santiago del Valle. La misma expectación. Conducido por la Policía Nacional desde la Comisaría y con un blindaje de agentes similar (cuestión de seguridad) al de las comparecencias judiciales del asesino de Mari Luz, Cortes llegaba a la Audiencia esposado y sin agachar la frente. Le seguían el resto de los detenidos.

Los imputados comenzaban a desfilar ante el juez pasado el mediodía, asistidos por Gloria Gómez, abogada de Juan José, y Antonio Revuelta, en representación de los otros cuatro impplicados. En los pasillos de la tercera planta del Palacio de Justicia, el blindaje policial no era menor que el que se mantenía a las puertas del edificio. Entre idas y venidas de abogados y policías, diez minutos después de las 12.00 horas, Juan José Cortés comenzaba a dar su versión al titular del Instrucción 4, una declaración que no llegó al cuarto de hora. Le siguió su hermano Diego en el orden de comparecencias. Minutos después, el padre de Mari Luz volvía a entrar, y luego tocó el turno a su padre y a su cuñado. Valentín ya estaba dentro. Poco antes de las 13.00 horas, los cinco detenidos, salían del juzgado sin esposas y con rostros de alivio. El Instrucción 4 se inhibirá en favor del número 3, de guardia el día en el que se produjo el tiroteo.

Irene Suárez, esposa de Juan José Cortés, a la llegada a la Comisaría de Huelva. (Julián Pérez)

Según ha podido confirmar este diario, el entrentamiento que ha llevado a los Cortés hasta los juzgados, comenzó a gestarse el pasado 19 de septiembre en el local de El Torrejón donde tiene su sede la Iglesia Evangélica, a la que pertenece la familia y de la que Juan José Cortés es pastor. La víctima de los disparos, un tío materno de Juan José, reclamaba más espacio y protagonismo en los cultos para uno de sus hijos. La discusión por el protagonismo en la Iglesia Evangélica continuó en persona y por teléfono, entre insultos y amenazas.

Juan José Cortés durante una rueda de prensa junto a su hermano Diego. (Julián Pérez)

En la madrugada del 21 de septiembre, la noche de los tiros, según el relato que consta en autos, los detenidos presuntamente se dirigieron a la casa de la víctima en la calle Dalia de El Torrejón y comenzaron a disparar, disparos que alcanzaron al tío materno del padre de Mari Luz y que dejaron muecas en paredes y persianas. La Policía Científica ha localizado dos tipos de orificios en la fachada de la casa (producidos por diferentes postas -la munición que llevan los cartuchos de escopeta de caza-), por lo que se presume que en el tiroteo fueron utilizadas al menos dos armas. En los informes que han llegado a manos del juez, figura además la declaración de un testigo (familiar de la víctima) que afirma que los detenidos portaban un bidón de gasolina y que amenazaron con prender fuego. En El Torrejón se vuelve a imponer la ley del silencio.

Compartir.

7 comentarios

  1. en el torrejon lo que pasa es que los vecinos a la familia cortes se le conoce de toda la vida y se les tiene miedo, España en cambio no conoce la cara y los secretos de todos ellos que son muchisimos

  2. Magnifico trabajo informativo Rosa y satisfaccion por volver a disfrutar de tus cronicas Enhorabuena a Unquiles por seguir incorporando al digital, periodistas de la talla de Rosa que sin dudas, reforzara el liderazgo del diario.

  3. Me ha encantado ver de nuevo una noticia hecha por Rosa Font, una profesional de los pie a la cabeza!!! Con respecto a la noticia, cuesta creer que una persona como Juan Jose, pudiese perder los papeles debido a unos insultos y no por la muerte de una hija, la verdad que no me lo creo, y que lo haya hecho la familia y se haya visto envuelto es otra cosa… Si ha habido un chivatazo que si la familia de Cortes…. pues es normal que la policia vaya a deternelos a todos para tomar declaraciones, pero deberia de haber tenido un poco de tacto con Cortes, ya que tenga algo que ver o no con todo esto, pero la vida politica de Juan Jose Cortes se la han cargado. Y esa imagen de Juan Jose esposado, ya nadie se la quita…

  4. Me parece muy bien que si han cometido un delito que lo paguen y estoy de acuerdo en que los delitos se paguen conforme a la pena que cometan.

    No me parece bien ni los comentarios alentadores a la cronista/periodista de esta noticia ni los detalles de un tema que no tiene que tocar para informar sobre este suceso (como cuando habla de que recorrió el mismo pasillo…)

    Las personas tienen una condición en base a sus creencias y su cultura y con eso arrastran a quienes están a su alrededor como puede ser este el caso, siendo una opinión de los que conocemos a Juan José y con este tipo de redacción, reviviendo sentimientos a flor de piel a quienes entienden la justicia como un ajuste de cuenta, con lo que no se hace más que reavivar la llama, de quienes no están de acuerdo con los estamentos judiciales, y no digo a nivel de decisión sino como estamento para tal fin.

  5. Buen trabajo periodístico. Con respecto al tema, sólo una cosa: Justicia justa, tal y como lleva años predicando. Intento de homicidio y a la calle…

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies