Nuestra batalla de Farsalia

[Daniel Hernando Berger]

El 9 de agosto del 48 A.E en Farsalia, en la Grecia central, se libró la batalla decisiva de la II Guerra Civil Romana, en ella se enfrentaba Julio César a las tropas de Pompeyo “El Grande”, junto a este último se habían aglutinado la mayor parte de los patricios y disponía del doble de hombres y una amplia superioridad en suministros, no obstante César se alzó con la victoria.La izquierda, en general, y los comunistas, en concreto, afrontamos el próximo domingo 25 de marzo nuestra batalla de Farsalia particular. Las fuerzas de la oligarquía representadas con sus matices por el PP y el PSOE, disponen de una amplia superioridad en todo, los medios de comunicación bombardean día y noche nuestras cabezas con la única opción de lo malo conocido o lo terrible por descubrir, nos muestran las terribles medidas y programas de ajuste que se ciernen sobre nosotros, que serán peores sino nos sometemos, si osamos dejar de morder el polvo. El desahucio y el desempleo llaman a la puerta del trabajador y en esta situación, bajo esa amenaza, es difícil rebelarse, cuando peligra la comida de nuestros hijos y la nuestra misma.

Frente a esto, nos alzamos unos cuantos quijotes locos, o eso es al menos como nos presentan los citados medios, afirmando que proponemos una serie de medidas disparatadas o sólo criticamos sin proponer nada (eso depende del tertuliano a sueldo que escuche cada uno), aun así, los “quijotes locos” mantenemos contra viento y marea que debemos parar todo esto, que los de abajo no debemos seguir sufriendo para que los de arriba (que cada vez son menos) vivan como indolentes y opulentos maharajaes; que no aceptamos los “modernísimos” programas de recortes sociales, que, por modernos que sean, nos hacen retroceder a los albores del siglo XIX.

Los trabajadores debemos rebelarnos, en las calles, con las organizaciones de clase tumbando la reforma laboral, rompiendo el discurso único de los recortes sociales en nuestro ámbitos de actuación, ya sea el sindicato, el curro, el bar del barrio, pero demostrando que la rebelión es necesaria, que podemos y debemos cambiar las cosas.

Por todo esto, como militante de Izquierda unida y del Partido Comunista, por muchas que sean las dificultades, por poderoso e imponente que pueda parecer nuestro enemigo, debo salir a la calle, armado con el poderoso argumento de decir las cosas por su nombre, de llamar a la rebeldía en las calles y en las urnas, como dijo Lenin “la verdad es siempre revolucionaria”.

Nuestro candidato, Diego Valderas no lo podría haber dicho más claro: el PP ha decretado la lucha de clases. Lo ha hecho. Pompeyo ya ha reunido su ejército y se apresta a la batalla en las llanuras de Farsalia, junto a él están los ricos y poderosos, los de siempre y vienen a por todas a toque de degüello. Debemos derrotarles, pues no nos queda otra, yo por mi parte lo tengo claro, el 25 de Marzo, nos rebelaremos y venceremos, porque ya es hora.

El 25 de Marzo con Diego a la cabeza el pueblo andaluz entrará victorioso en el Hospital de las cinco llagas, para despecho de Arenas, de Griñán y de los caciques que siempre han gobernado esta tierra.

Daniel Hernando Berger.
25 febrero de 2012

Be Sociable, Share!